Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El censo electoral avala 500.000 firmas a favor de las televisiones autonómicas sin fronteras

La iniciativa legislativa de Acció Cultural del País Valencià llegará al Congreso con el respaldo popular necesario

Más de medio millón de españoles han apoyado con su firma la iniciativa legislativa popular (ILP) impulsada desde Acció Cultural del País Valencià (ACPV) a favor de unas emisiones televisivas sin fronteras, con el objetivo de permitir que la televisión autonómica catalana de TV3 se vea sin cortapisas en la Comunidad Valenciana. La institución dirigida por Eliseu Climent ha anunciado que la Oficina del Censo Electoral les ha notificado por escrito la comprobación como personas inscritas como electores de al menos 538.129 de las firmas presentadas por ACPV para impulsar un proyecto de ley que insta al Gobierno central a permitir "el espacio lingüístico de comunicación", es decir, que los ciudadanos puedan ver espacios televisivos de autonomías con la misma lengua.

Según el documento firmado por el subdirector general de la Oficina del Censo Electoral del Instituto Nacional de Estadística (INE), Acció Cultural presentó 651.650 firmas para refrendar la ILP de la proposición no de ley Televisión Sin Fronteras, que insta a favorecer las emisiones de las televisiones autonómicas en comunidades con la misma lengua propia. De esas firmas, la oficina del Censo comprobó solo 559.759, puesto que el objetivo es superar el millón de firmas validadas. Es decir, la institución del INE no comprobó 91.891 firmas y de las testadas rechazó por no estar inscritos, por falta de firma, ser ilegibles o estar duplicadas 21.630, lo que supone un margen de error del 3,86%. "Este margen está por debajo del habitual en las ILP, según las fuentes de la misma Oficina del Censo Electoral, que suele moverse entre el 5% y el 10%", explican desde ACPV.

Toni Gisbert, coordinador de ACPV, argumenta que este trámite implica que el Congreso de los Diputados debatirá, previsiblemente a partir de septiembre, el proyecto de ley impulsado por ACPV. Eso sí, antes quedan un par de pasos en el procedimiento. En primer lugar, la Oficina del Censo Electoral deberá comunicar a la Junta Electoral la validación de las firmas de la ILP. Y esta institución dará cuenta después a la Mesa del Congreso. Una vez en la cámara baja, los distintos grupos parlamentarios deberán debatir el texto legal para ver si sale adelante. ACPV está en conversaciones con todos los grupos para convencerles de la idoneidad de la ley.

La ley Audiovisual aprobada a principios de año ya permite que las emisiones autonómicas traspasen fronteras mediante un acuerdo entre los gobiernos autónomos. Sin ese acuerdo, la libre emisión se ha dado de hecho en la Comunidad Valenciana, en la que desde hace muchos años se ha visto sin problemas las cadenas catalanas, gracias a los repetidores de la señal financiados por ACPV. Una situación de alegalidad que ha pervivido sin problemas hasta que el Consell dirigido por el presidente Francisco Camps pasó al ataque y exigió el precinto judicial de las antenas, lo que ha impedido a los ciudadanos ver TV3 en muchas zonas del territorio valenciano.

Desde la institución cultural se ha impulsado desde hace años, sin éxito, que la Comunidad Valenciana, Cataluña y las Islas Baleares pacten la emisión recíproca de las señales televisivas. Sin resultado. Es más, aunque la Comunidad Valenciana dispone de la concesión de dos multiplex, lo que permite la emisión de cuatro canales de TDT por cada uno, y solo emite Canal 9, Punt 2 y dos concesiones privadas autonómicas, el Consell ha condicionado el pacto a la adjudicación de un tercer multiplex. El Gobierno ha denegado la petición puesto que la administración valenciana no optimiza la concesión al 100%.

No obstante, desde ACPV argumentan que "el problema no es técnico, sino político". Afirmación que corrobora el hecho de que actualmente TV3, Canal 33, 3/24 y K3/300 se vean sin problemas en TDT en algunos puntos de la Comunidad Valenciana. Una situación que en el futuro será menos problemática todavía, cuando la tecnología permita duplicar la capacidad de emisión de cada multiplex.