Peligroso segundo encierro de los Cebada Gago con dos corneados

El joven herido por asta en el tórax evoluciona favorablemente y está fuera de peligro

La ganadería gaditana de Cebada Gago protagonizó un peligrosísimo segundo encierro de las fiestas de San Fermín, con un toro descolgado en el tramo final del callejón. La manada tardó en recorrer los 848 metros tres minutos y 30 segundos. El balance del Hospital de Navarra confirma que hay dos heridos por asta y un total de siete trasladados a centros hospitalarios. También resultó corneado uno de los cabestros.

Cuatro corredores fueron trasladados hasta el Hospital de Navarra. Uno de ellos, Y. M. F., de 21 años y natural de Vigo, fue cogido en el tramo de Mercaderes, y durante unas horas se temió por su vida, debido a una herida de 10 centímetros por asta en el tórax. Sin embargo, horas después, su pronóstico pasó a menos grave. Otros dos heridos, un hombre de Pamplona de 56 años con un esguince en el tobillo, y un corredor de 31 años de San Sebastián de los Reyes (Madrid) con un traumatismo en el cuello, han sido dados de alta. Un ciudadano israelí de 33 años, también con un esguince, permanece en el centro.

Más información

Hasta el Hospital Virgen del Camino llegaron otros tres heridos. C. C., un británico de 43 años, que presenta una herida por asta de 15 centímetros en la pierna izquierda tras ser cogido a la altura de Telefónica, tiene pronóstico menos grave. Los otros lesionados son un ciudadano estadounidense de 41 años, con una herida en la cara y un traumatismo abdominal; y un mozo de 24 años de Burlada (Navarra), con una luxación.

El encierro comenzó puntual a las ocho de la mañana, después de que los mozos entonaran su tradicional cántico ante la hornacina del santo, situada en Santo Domingo. Instantes después y una vez escuchado el cohete, los seis toros salieron de los corralillos precedidos por los mansos y enfilaron la cuesta de Santo Domingo a gran velocidad, donde esperaban los corredores para iniciar la carrera.

En el tramo del Ayuntamiento se vieron las primeras caídas de los mozos, una muy peligrosa justo en la curva entre Mercaderes y Estafeta, donde ya había muchos más corredores. La manada se dividió completamente en esta calle, y se sucedieron las caídas y los pisotones con la correspondiente dificultad para acercarse a los astados.

En la curva de Telefónica un corredor habitual de los encierros de Pamplona se quedó durante varios segundos entre dos toros, provocando momentos de tensión. La manada entró instantes después en el callejón de la plaza, a excepción de un toro que quedó descolgado y que fue conducido por los pastores y mozos segundos después.

Cebada Gago es la segunda ganadería más veterana de las fiestas de Pamplona, después de los Miura. Han estado en Pamplona durante 25 años. Serán lidiados esta tarde, a partir de las 18.30, por los diestros Francisco Marco, Sergio Aguilar y Morenito de Aranda.

Se adhiere a los criterios de