Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vidas de bonometro

De transitar en la gran ciudad a bordo del transporte público. O, el yugo con el que el productivismo lleva al conformismo. El vídeo-ensayo El tránsito de León Siminiani, Biznaga de Plata en el pasado Festival de Málaga, corto de la semana en El País.

Dedicado a los que todas las mañanas se desplazan, ya sea en metro, en autobús, o en coche, a su lugar de trabajo. Dedicado para que piensen y se piensen en esa invención contemporánea llamada 'el tránsito' que, según el cortometrajista León Siminiani, es también un considerable incordio. Este realizador-ensayista ya deslumbró a numerosas neuronas con La oficina, primera parte de su decálogo visual Claves del mundo moderno. Una serie de piezas audiovisuales elaboradas bajo un estricto dogma formal (todas empiezan por una definición, todas terminan igual, todas están narradas por la misma persona...) que seducen con el poder de la imagen parar llamar a la acción y a la reflexión.

"Todos los episodios parten de una experiencia personal. En el caso de esta pieza, los tres años que pasé haciendo horas punta de Upper West Side a Jackson Heights en Nueva York. El nivel de hacinamiento y sin sentido era tal, que decidí que algún día me vengaría a mi manera", comenta este atípico cortometrajista. Y es que en la obra de León Siminiani, el espectador no se pregunta lo que este autor ve si no lo que lee. Desde La oficina hasta Digital pasando por su obra a pachas con Daniel Sánchez Arévalo Pene , sus obras-tesis recuerdan a la feroz crítica cultural de Jean Baudrillard y Guy Debord. O, mejor, a como si el documentalista Chris Marker plantara imágenes para que al germinar dieran argumentos con los que el espectador transite más allá del aburrimiento.

Un aburrimiento, el existencial y el del mundo del corto, que el Festival de Huesca intenta desde hace años combatir con lo que mejor sabe hacer: programar cortos. Tránsito se pudo ver en la pasada edición del festival que finalizó el pasado 12 de junio. Un certamen donde además de exhibir una cuidada selección de piezas iberoamericanas y europeas programó en la sección D-Generación una apasionante sección de delicatessens subterráneas como la de Siminiani. Microscopias (Isaki Lacuesta, 2003), Texas Sunrise (Lluis Escartín, 2002), Siempre una Estranya (Laia Ramos, 2008)... cortos en tránsito hacia la superficie para vidas, irremediablemente, en tránsito.

Dale al play.