Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aerosmith celebra sus cuarenta años con un único concierto en España

Unos 14.000 fieles vibran con los grandes temas de Los chicos malos de Boston en el Palau Sant Jordi de Barcelona

El grupo norteamericano Aerosmith exhibió anoche su veta más rockera en el Palau Sant Jordi de Barcelona, donde celebró con unos 14.000 fans sus cuatro décadas encima de los escenarios. Los chicos malos de Boston se Presentaron en Barcelona al completo, a pesar de las dudas que planeaban sobre la posibilidad de que su líder, steven Tyler, pudiera participar en la gira mundial del 40 aniversario.

En las dos horas de concierto, el grupo repasó algunos de los temas que más han marcado la trayectoria de esta banda que crearon el cantante Steven Tyler y el guitarrista Joe Perry en 1970, sobre las raíces del blues y el rock que practicaban Yardbirds, Led Zeppelin o Deep Purple.

Pasadas las diez de la noche, apareció Steven Tyler con su atuendo característico, un sombrero tejano y un brillante batín-capa, arrancando la velada musical con Love in an Elevador, uno de los grandes éxitos del álbum Puma (1989). Una noche en la que también sonaron temas como Back in the saddle, de su no menos laureado disco Rocks (1976), Falling in love (is hard on the knees), de uno de los álbumes más visitados durante la noche, Nine lives (1997) o Pink.

MÁS INFORMACIÓN

Aunque Tyler empezó con la voz apagada frente a la rumorosidad de los músicos, se fue creciendo conforme se iba despojando del disfraz inicial, que han dejó al descubierto sus tatuajes y las arrugas del rostro de sus 62 años, pero también una voz en plena forma. Los fans del grupo pudieron disfrutar al fin de un concierto de Aerosmith después de que sus actuaciones estuvieran en el alero desde que hace casi un año, en agosto, tuvieran que suspender la parte final de la gira estadounidense al caerse Tyler del escenario en Dakota del Sur . Las alarmas saltaron de nuevo en noviembre, cuando se rumoreó que el guitarrista Joe Perry dejaba el grupo, extremo desmentido en febrero cuando el grupo anunció la gira europea, que comenzó a principios de junio en Suecia y que finalizará el próximo 3 de julio en Venecia.

La primera comunión entre público y banda se produjo con la rotunda Eat the rich, un ejercicio de virtuosismo instrumental para los miembros del grupo, especialmente para el batería Joey Kramer, quien también apabulló al entregado auditorio con otro solo en el que incluso se atrevió a tocar con sus propias manos y codos.

Un repaso por 40 años de carrera en el que no faltaron grandes temas como Livin' on the Edge o Cryin', en la que exhiben su lado más comercial, piezas de rock de corte más clásico como Rag Doll o Mama Kin, de su primer disco, de 1973, o la balada I Don't Want To Miss a Thing.

Para el final de la noche canciones que marcaron el rumbo de la banda, Dream On, el primer single de su historia, allá por 1973, y Walk This Way y Toys in the Attic, dos de los grandes temas del tercer disco de Aerosmith, Toys in the Attic, considerado uno de los mejores álbumes de la historia del rock.