Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cruise, triste por la derrota de España

El actor y Cameron Diaz vuelven a Sevilla para el estreno de 'Noche y día'

Llegó tarde a su estreno, pero llegó. Tom Cruise firmó autógrafos, Tom Cruise sonrió a todos los fans, Tom Cruise habló con todos los periodistas. Si no, no sería Tom Cruise, el número uno de Hollywood y el actor que más firmas debe estampar al día. Porque el imperio Cruise se basa en la profesionalidad y el cariño a sus seguidores. No importa que fuera el estreno mundial de Noche y día , un thriller de acción cuya fecha de estreno cambió el lunes su productora, Fox, desconfiando de su futuro comercial. En Estados Unidos será el 23 de junio; en España, el 16 de julio. A Cruise y a Cameron Diaz, su pareja en el filme, nada les robó la sonrisa, dientes blancos perfectos que lucieron a gusto de sus fans, que llevaban desde las seis de la tarde esperando su llegada.

Ellos aparecieron a las puertas del teatro Lope de Vega a las nueve y cuarto de la noche para promocionar un filme que se rodó en parte en las calles de Sevilla y Cádiz. Porque en Noche y día, un agente secreto involucra en su peligrosa vida a una pobre mujer, a la que arrastra por tiroteos, explosiones, peleas... incluso por unos sanfermines en la calle Ancha gaditana. No importa tamaña digresión en favor del espectáculo, y eso defendía anoche uno de los secundarios, Jordi Mollà: "Lo hacen sin maldad, el cine es... otra cosa".

Un espectáculo que habían iniciado por la mañana, cuando Hollywood convirtió los alrededores de la Catedral de Sevilla en un circuito de velocidad improvisado para lucimiento de Cruise y Diaz. Los actores repitieron desde primera hora una de las secuencias de persecución. Más de mil personas contemplaron a los héroes de Hollywood e incluso olieron los neumáticos quemados de los tres BMW y la moto Ducati con los que simularon las persecuciones. El momento se repitió hasta la saciedad desde las 10.30 de la mañana hasta las 12.40, cuando el equipo hizo una pausa para el almuerzo. Continuaron después hasta las cinco de la tarde, pero sin Cruise, que se había ido al hotel Alfonso XIII, donde estaba alojado, a ver el infausto España-Suiza del mundial de fútbol. Le suplió un especialista.

La matinal transcurría así: Cameron Diaz recogía a un periodista (solo 70 entre estadounidenses y canadienses), lo llevaba en un BMW deportivo gris desde el Archivo de Indias a la plaza Virgen de los Reyes -unos 300 metros-, frenaba a fondo y creaba la humareda. Cruise le abría la puerta al copiloto, se hacía una foto con él o ella, y vuelta atrás entre derrapes y giros, esta vez con el actor a lomos de una Ducati, el invitado en un coche y otro BMW detrás. Toda una inmersión en la aventura para que los periodistas pudieran experimentar la tensión de una persecución. Uno de los invitados debió vivir la tensión más de cerca, puesto que al llegar donde estaba Cruise y bajarse del coche besó el suelo.

Al estreno, cuya gala estuvo presentada por el torero Fran Rivera, asistió lo más granado de Sevilla, incluida la duquesa de Alba. Junto a la pareja protagonista hicieron el paseíllo Mollà, que tiene un pequeño papel en Noche y día, y el director, James Mangold. Todos hablaron maravillas de la ciudad. Cameron Diaz: "Sevilla es maravillosa y hacemos aquí el estreno para agradecerle a los españoles su aportación". Y Tom Cruise: "Estrenamos aquí para reconocer el esfuerzo de los sevillanos". ¿Y qué piensa tras el España-Suiza? "Me quedé muy triste con la derrota; veremos cómo sigue la semana que viene la competición. Yo cruzo los dedos".