Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Ingenio concentrado

La exposición "Made in Spain" llega a Vitoria.- Recoge en la Vital los 101 iconos del diseño español, seleccionados por Juli Capella

Un carrito atiborrado de 20.000 chupachups recibe al visitante que se encuentra frente a un par de "montesas", junto a un "seiscientos", rodeados de pastillas Avecrem, quesos en porciones El Caserío, botellas de Anís del Mono y Tío Pepe, aderezado con vestuario de Zara y bolsos de Loewe. Ante el estupor previsible, tranquilidad en todo momento. Se trata del vestíbulo a la exposición Made in Spain. 101 iconos del diseño español, que se presentó en la sala Fundación de la Caja Vital (Postas, 13-15), donde permanecerá hasta el próximo 14 de febrero.

La idea de esta muestra surge del libro homónimo que publicó el diseñador y arquitecto catalán Juli Capella hace un par de años. Fernando Martínez de Viñaspre, que ha producido el montaje de las últimas grandes exposiciones de la Vital, pronto visualizó la posibilidad de realizar un recorrido por las propuestas recogidas por Capella. El resultado, sorprendente, iguala a las castañuelas con el talgo, la paella y las bicicletas BH y Orbea, la txapela y El Corte Inglés.

"La fregona, el elemento que levantó a la mujer del suelo", dijo Capella

Todo tipo de complementos que han hecho historia tienen un propio hueco

"No son todos los diseños realizados en España, quizás tampoco sean los mejores, pero sí quiero destacar que todos están vivos", comentaba ayer el autor del libro, horas antes de la inauguración. "Esto es un concentrado del diseño de España, orgánico, colorido, atrevido", añadió. Como lo es el cine de Almodóvar o el Toro de Osborne, también incluidos en esta selección, junto con elementos que caracterizan la actualidad, como el diario EL PAÍS, también incluido en la muestra.

Se recogen complementos, como el abanico o la txapela, muebles de baño como los urinarios Roca, el juego de la lotería o la letra ñ. No faltan los tres recipientes para transportar bebidas españoles por antonomasia: la bota, el botijo y el porrón. Y después de aliviar el gaznate, una buena fiesta con la guitarra española, mientras echamos mano del abanico y degustamos tapas (aquí traducidas como pintxos) y jamón de Jabugo.

No falta tampoco en esta muestra la aportación española en el campo del diseño de muebles con la decimonónica silla Calvet de Antoni Gaudí, la liviana lámpara Coderch ?"la más bonita", según Picasso? o el sofá Dalilips salido del tándem Dalí-Tusquets, con la base orgánica de los labios de Mae West. Y, volviendo a lo práctico, el propio Capella reivindicaba ayer la fregona, ("el elemento que levantó a la mujer del suelo", comentó) diseñada por el zaragozano Manuel Jalón en los años 50, y la grapadora casco, "el rolls royce de las grapadoras", como la definió, creada por una empresa vasca de armas con la misma finura que un arma de fuego. "Su eslogan era que las grapas no se podían atascar, como no se atascan las balas en la pistola", evocó para destacar sus cualidades..