Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere el escritor y periodista Dominick Dunne

El autor de novelas de misterio y columnista de la revista Vanity Fair ha fallecido a los 83 años

El escritor estadounidense Dominick Dunne, autor de exitosas novelas de misterio, productor de cine y célebre periodista de crónica negra, ha fallecido a los 83 años en su casa de Nueva York. El autor de éxitos editoriales como Una temporada en el purgatorio o Los ganadores llevaba años luchando contra el cáncer de próstata que el miércoles acabó con su vida, dijo a la revista Vanity Fair su hijo, el cineasta Griffin Dunne.

En el último año había viajado a Alemania y la República Dominicana para recibir un tratamiento experimental con células troncales. Para entonces ya había abandonado su columna en Vanity Fair y estaba concentrado en darle los últimos retoques a su última novela, Demasiado dinero, que saldrá a la venta el próximo diciembre.

El escritor nacido en Hartford (EEUU) en el seno de una familia irlandesa y católica se dio a conocer en 1985 con la publicación de la novela de misterio Las dos señoras Greenville y volvió a conocer el éxito editorial cinco años después con La mujer inconveniente. Aunque la verdadera popularidad le llegó como cronista de sociedad de Vanity Fair y testigo de algunos de los juicios más célebres de Estados Unidos, como el de la ex estrella de fútbol americano O.J. Simpson. Dunne solía mostrar en sus crónicas más simpatía por la víctima que por el acusado, según ha señalado The New York Times, que atribuye esa preferencia a la tragedia que sacudió a su familia en 1982 cuando su hija, la actriz Dominique Dunne, fue estrangulada por su ex novio. El asesino fue encontrado culpable de homicidio involuntario, por lo que cumplió una condena de solamente tres años de cárcel, lo que enfureció al novelista.

Su larga relación con Vanity Fair se inició cuando la revista le invitó a exponer en sus páginas sus reflexiones sobre el asesinato de su hija, lo que posteriormente le llevó a iniciar una columna en al que se mezclaban chismes sobre la alta sociedad y exclusivas sobre polémicos procesos judiciales. Esa experiencia le sirvió para presentar un programa titulado Poder, privilegio y justicia en una cadena de televisión por cable dedicada a la crónica negra. El éxito de Dunne durante la última mitad de su vida contrasta con el fracaso de su paso por Hollywood, tras servir como soldado en la Segunda Guerra Mundial.

En la meca del cine se codeó en los años 50 y 60 con estrellas como Cary Grant o Frank Sinatra, pero la adicción al alcohol y las drogas hundieron su carrera. Finalmente se retiró a una pequeña cabaña en el estado de Oregón, en la que escribió su primera novela, con la que inició su carrera como escritor.