Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alienígenas con moraleja

La película 'District 9', producida por Peter Jackson, habla de la xenofobia con una historia de ciencia ficción

District 9 es una película de crítica social que habla de la xenofobia y la segregación racial, sólo que en un sentido más amplio quen el que se refiere al color de piel. En District 9, producida por el director de la saga El Señor de los Anillos, Peter Jackson, los otros, los excluidos son alienígenas sometidos por la raza humana.

El film, realizado por Neill Blomkamp, para quien es su primer largometraje, llega a la gran pantalla después de una larga e ingeniosa campaña de promoción en Estados Unidos, donde las calles se llenaron de carteles en los que se pedía la colaboración ciudadana para denunciar la presencia alienígena. A pesar de que se trataban de avisos ficticios, Sony recibió miles de llamadas durante los últimos meses sobre avistamientos de extraterrestres.

District 9, que llegará a los cines españoles el 18 de septiembre, nació de las cenizas de Halo, una adaptación del famoso videojuego que nunca llegó a despegar, en la que Jackson ejercería de productor y Blomkamp de director. "Esa producción no se concretó, pero me gustó tanto trabajar con Neill que cuando me sugirió la idea de District 9, decidimos que sería divertido convertirla en una película", ha comentado Jackson.

La película explora las repercusones sociales y geopolíticas de la llegada de los extraterrestres hace 20 años a Johannesburgo (Suráfrica), y plasma cómo son secuestrados por las autoridades en una especie de apartheid tratados como refugiados y forzados a trabajar para los humanos. Blomkamp, que buscaba una nueva vuelta de tuerca al subgénero extraterestre, introduce alienígenas dentro de la mezcla cultural de Johannesburgo para hablar sobre la xenofobia de la sociedad actual a la hora de acoger inmigrantes ilegales. Y lo hace, además, con el uso de reacciones de gente real, grabada por su equipo de filmación. "En esencia, la película salta desde nuestra historia, que es obviamente ficticia, hacia una especie de modo ultra real", ha explicado Blomkamp, en alusión al tono documental del filme, a lo que ayudan los vídeos de noticias de la South African Broadcasting Corporation, una especie de CNN ficticia.

"Más de un millón de extraterrestres refugiados llegaron a la Tierra en una nave espacial a la deriva. Son inofensivos; más que eso, están indefensos. Ni siquiera pueden alimentarse y no sienten deseos de hacer nada en particular", ha manifestado Jackson, quien no ha dudado en impregnar el filme con las dosis de sangre que lo hicieran famoso por títulos del terror como Braindead (1992).