Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:

Elbicho: imaginación y fuerza en DVD

La banda publica 'Elbich8, de imaginar', un disco doble grabado en directo

La cita para hablar sobre su nuevo trabajo es en una plaza céntrica de Madrid, lugar en el que comenzaron a tocar de una forma espontánea y a sentirse músicos. Han pasado nueve años desde entonces y después de tres trabajos en estudio, Elbicho, Elbicho II y Elbicho VII, ahora han querido hacer una pausa en este mismo lugar y recordar aquellos tiempos con un disco en directo, Elbich8, Demaginar, publicado por Warner y grabado en mayo de 2008 en el Palacio de Congresos de Madrid. "Era un disco obligado", explica Miguel Campello, cantante. Ellos se autodefinen como un grupo de escenario, así que era inevitable que terminasen grabando una de sus actuaciones.

Sus directos son imprevisibles. No suelen llevar prevista una lista de canciones. Dejan que la energía fluya en el escenario. Las canciones se pueden alargar indefinidamente, transformarse de un ritmo por tangos flamencos a una bossa. Nunca se sabe lo que va a pasar. Y siempre salen airosos de los lances. Sin embargo, en esta ocasión, han preferido hacerlo más ordenado, más convencional. "Es nuestro concierto más currado", explica Antonio Mangas, baterista de la formación. David Amores, percusionista, añade: "Yo creo que este disco es una recopilación de todos nuestros directos, ordenados y mejorados". La edición y el sonido han sido cuidados al máximo. También el DVD que acompaña a los dos discos y que no sólo recoge lo que pasó en el escenario, sino toda la creatividad, también audiovisual, que derrocha el grupo.

Los conciertos comenzaron pronto, cuando esta formación difícil de clasificar (que además de Campello, Mangas y Amores cuenta en sus filas con Carlos Punkbass al bajo, Víctor Iniesta a la guitarra, Juan Carlos Aracil a la flauta, Marío Díaz al teclado y Pepe Andreu a la trompeta) se juntó en Madrid y decidió tocar para, con sonidos que parten del flamenco, crear un estilo que a veces suena a rock progresivo o psicodélico, al estilo que lo hacían bandas de los 70 (inevitable no pensar en el rock andaluz que hicieron grupos como Cai, Triana o Gualberto), pero que tampoco renuncia a los aires copleros o el pasodoble. Una amalgama que ha derivado en un sonido propio, asentado con los años.

Este ha sido grabado en Madrid, porque la acústica del lugar era la que ellos buscaban. "Lo único que le falta, quizás, es que detrás del Palacio de Congresos no está la playa", dice entre risas Antonio Mangas. "Queríamos que todo estuviese cuidado, las luces, las imágenes, las bailarinas... Que fuese nuestra actuación ideal", añade Campello. Lo único que ha quedado fuera ha sido la presentación que hizo el actor Enrique Martínez, unos cantos armónicos rodeado por unos músicos en actitud de meditación y que no tuvo la recepción esperada por una parte de los asistentes. "No lo hemos incluido por cuestiones técnicas", explica Amores, "pero también porque quizás nos equivocamos al pensar que funcionaría. A mí en otro contexto me funcionó muy bien y pensé que aquí también pasaría, pero no fue así".

Lo que sí han querido que esté es la presencia de una vieja amiga, la cantante Bebe, que si bien no estuvo en el concierto del 16 de mayo (recogido en este disco doble) sí apareció en el previo, el 14 de mayo, en el mismo lugar, donde quiso interpretar con ellos un tema de su último disco de estudio, los Rokipankis. "Ella apareció cuando quiso e hizo la canción que le dio la gana, y queríamos que estuviera en el disco", explica Campello. Es el único tema que no pertenece al concierto del 16. El resto es, quizás, el mejor recopilatorio de un grupo que nació en la calle. "Hemos hecho este directo para no tener que hacer un concierto de cuatro horas, ya tenemos muchas canciones después de tres discos", dice el cantante.

¿Y cómo se presenta en directo un disco grabado en un concierto? Pues haciendo libres los temas, el pasatiempo favorito de estos músicos, y añadiendo cosas nuevas. "Elbicho siempre ha sido así, el directo es muy importante para nosotros, y desde el principio tocábamos los temas en el escenario sin que realmente estuviesen terminados", explica Campello. "Ahora, como además no nos vemos casi nunca, lo hacemos también, y nos sirve casi como de ensayo". Lo comprobamos ayer, cuando quisieron estrenar canción (Navegando) delante de las cámaras de ELPAÍS.com. Lo comprobarán todos los que se acerquen a verlos en cualquiera de los conciertos que darán este verano por la geografía española.