El segundo "mejor momento" de Melissa

Los fans de U2 vuelven a llenar el Camp Nou

Melissa Ossorio, la fan que lunes ocupaba el puesto número uno de quienes durmieron a las puertas del estadio para conseguir ver el espectáculo lo más cerca posible, contaba que el "el mejor momento de su vida" había sido la vez en que en un concierto de U2 en Melbourne, Bono la subió al escenario y ella cargó con él en sus brazos. "Me llamó la mujer más fuerte del mundo", recordaba nostálgica entonces. Anoche volvió a suceder. Bono incluso la invitó a un vaso de champán sobre el escenario y su emoción se desbordó. Su segundo "mejor momento" le quedaría marcado para siempre. En el concierto del martes no hubo fans en la plataforma giratoria, si bien ambos conciertos empezaron con Breathe, No line on the horizon, Get on your boots y Mangnificent. Para muchos seguidores, como el madrileño David Rodríguez, las mejores canciones de la banda "tienen ya muchos años". Y el estadio enloqueció con Beautiful Day para seguir saltando con I Still haven't found what I'm looking for. Después de Desire, canción que sustituyó a Angel of Harlem del martes, U2 se atrevió con la canción Electric Storm. "Llevabamos ocho años esperándola", se emocionó Javier Varas, el representante del club de fans www.u2valencia.com . Los repetidores del concierto pudieron disfrutar esta vez de Party girl en el lugar de In a little while, pero no de la conexión con la Estación Espacial Internacional ni de ver a Bono con la camiseta del Barça. Sí abundaron en este segundo concierto las promesas de amor eterno de la banda con su público y la ciudad condal, así como el compromiso de grabar en Barcelona el vídeo de Crazy. Sold out para la segunda noche barcelonesa de U2: las 90.000 entradas terminaron de venderse una hora antes del concierto.

Vacaciones con U2

"Ahorrar cuatro años y lanzarse a seguir la gira". Es el plan de Raúl Cuello, que acudirá a 15 de los 44 conciertos de la gira inagurada en Barcelona. Para él, "que empiezen aquí es un honor". Organizarse el presupuesto y acompañar a la banda es un plan común entre los incondicionales de U2, como Gregory Dirick, un belga que les seguirá por siete ciudades europeas. Él fue quién colgó en internet las primeras imágenes del impresionante escenario de la gira 360º, construido, precisamente, en Bélgica. En diciembre del año pasado cuatro amigos venezolanos también decidieron organizarse las vacaciones para ver a U2. También son fans del Barça, así que para Gilberto Hernández "el concierto es una doble bendición", explicaba tras su "histórica velada" del 3 de julio. Ser tan "fanático", como reconoce serlo Fernando Sánchez, no impide ser exigente y minucioso: "el concierto de ayer estuvo mucho mejor que el del martes porque no se equivocaron y el repertorio fue mucho más acertado. Esta vez fueron de menos a más", juzgó. Según la encuesta de la web www.u2fanlife.blogspot , el 11% de sus participantes acudirán a más de tres conciertos del 360º tour. Fernando vio a la banda por primera vez en Hawaii, en diciembre del 2006, y desde entonces intenta ahorrar y seguirlos por donde sea. Este año irá a Paris, Dublín, Zagreb, Londres, Chicago, Las Vegas y Los Ángeles. Casi nada.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS