Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Apollo resucita a Michael

Miles de personas participan en el homenaje organizado en Harlem

Las butacas rojas del teatro Apollo, que hace 40 años fueron testigos silenciosos de los primeros pasos de Michael Jackson hacia la fama, fueron ignoradas ayer por los miles de fans del cantante que desfilaron a lo largo del día por este mítico teatro neoyorquino donde se celebró el primer tributo masivo a la memoria del cantante. ¿Cómo sentarse cuando el espíritu de Michael Jackson, fallecido hace apenas cinco días, volvía a renacer de la mano de un dj, una pantalla de video gigante y obviamente, sus inolvidables clásicos? No hacía falta más. Ni celebridades, ni discursos. ¿Qué mejor antídoto contra la tristeza que una sobredosis de buena música? Por algo en Nueva Orleans los funerales se celebran a golpe de jazz. Duele menos.

Eso sí, siempre hay espacio para la política y el reverendo Al Sharpton, uno de los líderes del mundo afroamericano, aprovechó el homenaje, -por algo era uno de sus organizadores- para lanzar una breve diatriba en defensa del cantante que le llevó incluso a conectar el éxito del artista con la elección a presidente de Barack Obama. Cosas de políticos, aunque dijo alguna verdad: "Michael Jackson abrió muchas puertas, rompió barreras y tabúes, gracias a él los afroamericanos llegamos a la MTV y gracias a nosotros, el mundo aprendió a bailar".

Después invitó al director Spike Lee al escenario, quien no quiso robar protagonismo y se limitó a invitar al mundo a "terminar con la negatividad con la que se está manchando la memoria del cantante". A las 17.26, hora de Nueva York, la misma a la que murió el cantante el pasado jueves, el silencio inundó la sala en memoria del rey del pop.

Para no dejar fuera a miles de fans, se entraba en grupos de 600. Cantaban, bailaban y tras el éxtasis colectivo, a casa. El Apollo "donde las estrellas nacen y las leyendas se hacen", según reza el lema insignia de un local donde recibieron su baustimo artístico Ella Fitzgerald y James Brown entre otros, fue también el primer escenario al que se subió Michael Jackson. En 1969 los Jackson 5 ganaron el concurso de talentos del Apollo. Lo vio en directo de adolescente, Paula Schoheard, una mujer que ayer sudaba y sonreía por igual sumergida en chapas de Michael Jackson. Llegó al teatro a las cinco de la mañana, entró a las tres de la tarde. A sus 60 años quería "agradecerle a Michael muchos buenos momentos que empezaron precisamente aquí".