La psicodelia de Lenny Kravitz abrirá la Caja Mágica

El roquero neoyorquino inaugurará el viernes el recinto estrella de la candidatura de Madrid a los Juegos Olímpicos

No conoce aún la Caja Mágica pero el cantante neoyorquino Lenny Kravitz será el que estrene la joya de proyecto olímpico de Madrid el viernes en un concierto con el que conmemora los 20 años de la edición de su primer álbum Let Love Rule, un disco que "no ha perdido su esencia". Tras su paso por Valencia y Córdoba, llega el turno de Madrid. Kravitz hace parada el viernes en la capital con "buenas vibraciones y expectativas" antes de concluir en Zaragoza el sábado su gira española como parte la europea LLR 20(09), un juego de números y palabras que evoca su primer trabajo (Deja que el amor gobierne).

Con sus rizos planchados, botas de cuero por encima de unos vaqueros oscuros y unas grandes gafas de sol que ocultan sus ojos, Kravitz ha presentado hoy el concierto en Madrid a los medios de comunicación y no ha dudado en fotografiar con su propia cámara a las decenas de cámaras de televisión y fotógrafos acreditados. Ya frente a los periodistas, el neoyorquino ha bromeado con la posibilidad de retar al tenista Rafa Nadal a un set el próximo viernes si va a su concierto en la Caja Mágica.

Sobre sus dos décadas en los escenarios y la edición de su primer trabajo, Lenny Kravitz ha destacado que las 13 emblemáticas canciones de Let Love Rule siguen, dos décadas después, ofreciéndole "frescura" y eso que ha sido ampliado con 18 nuevas canciones, entre ellas algunas inéditas o grabaciones en directo.

"Uno de los objetivos de la reedición era que no perdiese su esencia y creo que se ha conseguido", ha dicho el considerado uno de los roqueros más atractivos del planeta y el multiinstrumentista donde los haya -lo único que no toca es el saxo-. Volver a las canciones de LLR no le han hecho sentir extraño, confiesa Kravitz, que sigue viendo entre el público a fans de setenta años junto con otros más jóvenes.

Funk psicodélico

Puestos a elegir, Kravitz no se queda con ninguno de sus trabajos, "todos pertenecen a una época especial" de su vida, incluso asegura que no escucha su propia música en casa, pero ya mira al futuro con la edición de su próximo álbum, que no llevará por título Funk, como se especula en diferentes foros de internet y que hoy se ha encargado de negarlo. Y aunque el nombre no ha querido adelantarlo, sí que ha anunciado que contendrá funky y, por supuesto rock, aderezado todo con "toques psicodélicos".

A preguntas de los periodistas sobre futuras colaboraciones con otras estrellas como ya ocurrió con Mick Jagger, Kravitz también ha querido anticipar que entre sus planes está grabar con Bob Dylan, con el que de momento sólo ha mantenido conversaciones sobre este proyecto que les uniría en Brasil o Bahamas, lugar este último donde reside porque le gusta "la vida tranquila" junto a su familia.

Lo más visto en...

Top 50