Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Klaus Kinski estaba loco de amor

Aparece el acta psiquiátrica del famoso actor alemán, loco de amor a los 23 años

El actor Klaus Kinski, un mito de la genialidad y la locura, sufrió, a los 23 años, un amor enfermizo rayando con la esquizofrenia por una médica que se parecía a su madre, según un acta psiquiátrica difundida por medios alemanes.

De acuerdo con su expediente médico, revelado por el popular diario Bild, Kinski estuvo en 1950 ingresado por unos días en un psiquiátrico de Berlín después de haber agredido a una médica, su novia de entonces. El acta pertenece a los voluminosos archivos médicos del consorcio Vivantes, que fueron entregados el pasado lunes a las autoridades archivísticas berlinesas.

El documento identifica al paciente como Klaus Nakschinski, el apellido real del actor, y corresponde a la clínica Wittenauer del barrio berlinés de Reinickendorf. En la primera página del documento consta como diagnóstico provisional esquizofrenia, finalmente identificada como psicopatía.

El desencadenante de su ingreso fue su amor enfermizo por una medica de 48 años, al parecer de gran parecido a su fallecida madre. Según el acta, el amor fue compartido frenéticamente durante cierto tiempo hasta que ella le prohibió las visitas, lo que Kinski desoyó para llegar a esconderse en el balcón y pasar la noche en casa de su amada, sin que ella lo supiera.

De acuerdo con la descripción de Bild, Kinski llegó a intentar suicidarse y tomó varias ampollas de morfina, a lo que siguió unos días más tarde la ingestión de píldoras para dormir. Hubo dramáticas escenas entre ambos, en que él la llamaba "prostituta" y otros cosas insultantes, hasta que en un momento dado trató de estrangularla; fue cuando el ella lo denunció a la policía para que fueran a buscarlo.

Según aclaró una especialista de Vivantes, Christina Härtel, el hecho de que Kinski estuviera ingresado y con ese diagnóstico no significa que se pueda calificarlo simplemente de "loco". "Que alguien haya tenido una experiencia así no significa necesariamente que sea un psicópata", apunta Kinski.

El actor, fallecido en 1991 a los 65 años, es una especie de icono de la locura, a lo que contribuyó no sólo su temperamento sino la imagen que dio de él su director y alter-ego Werner Herzog, en la película Mein liebster Feind -Mi enemigo favorito, 1999-, en que recrea sus ataques de ira.

Los archivos médicos de Berlín, a los que ahora se sumaron los de Vivantes, contienen unos 90.000 documentos que compendian 80 años de historia de la psiquiatría, entre 1880 y 1960. Los archivos están a disposición del público, previa la correspondiente solicitud y autorización por parte de sus responsables.