Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Summercase pierde el primer asalto del duelo de festivales veraniegos

La cita 'indie' pierde casi 30.000 espectadores mientras que el gran rival, el FIB, se deja unos 2.000

El duelo entre los grandes festivales de música veraniegos, el Summercase y el Festival Internacional de Benicàssim (FIB), se ha saldado con pérdidas en ambos lados, aunque la cita madrileño-barcelonesa es la que se ha llevado la peor parte. De los 109.000 asistentes del 2007 se ha pasado a los 81.000 de esta tercera edición, según ha informado Sinnamon, la promotora del festival. En total, unos 28.000 asistentes menos. La veterana cita castellonense, sin embargo, ha cerrado su 14ª edición muy cerca del récord de asistencia que batió el año pasado. De los 150.000 de 2007 ha pasado a los 148.000 de este año, según ha comunicado la organización.

Parece que la propuesta FIB se ha impuesto al Summercase. La longeva cita indie de Castellón se decantó por los grandes veteranos, como Leonard Cohen, Morrissey y Enrique Morente (junto a Lagartija Nick), que eran las bazas del FIB de este año, junto a un nutrido cartel formado por Gnarls Barkley, Justice, Mika, The Raconteurs y The National, entre otros nombres destacados del panorama musical contemporáneo que integraban un programa con un centenar de actuaciones distribuidos en cuatro jornadas. La asistencia volvió a ser como la del año pasado, señaló el director del festival, José Luis Morán, en rueda de prensa ayer. Una vez más, el porcentaje de asistentes extranjeros osciló entre el 55% y el 60%. A ello había que añadir la delegación madrileña del FIB, llamada Saturday Night Fiber, celebrada el sábado en el parque Juan Carlos I de Madrid, con My Bloody Valantine, Morrissey y Babyshambles, con el polémico Pete Doherty a la cabeza. La cita congregó a unas 9.000 personas.

Rezagado se ha quedado el Summercase. No ha tenido un gran atractivo su operación revival, que convocó como cabezas de cartel a bandas que brillaron hace tiempo, como Sex Pistols, Blondie, Primal Scream y The Verve (además de unos solventes Grinderman, todo hay que decirlo, y otros eficaces, como Kaiser Chiefs, Interpol, 2 Many Djs y The Breeders). El festival, que se organiza simultáneamente durante dos días en el Parc del Fòrum de Barcelona y en Boadilla del Monte (Madrid), no ha conseguido el atractivo que logró el año pasado con nombres como Arcade Fire, PJ Harvey, Chemical Brothers y The Gossip, entre otros.

Guerra y contraprogramación

La rivalidad de fechas entre Summercase y FIB comenzó a finales del año pasado. La productora Sinnamon (Summercase) decidió trasladar la fecha del festival del 11 y 12 al 18 y 19, aduciendo que no quería coincidir con dos festivales británicos que se celebraban en esas mismas fechas. El problema es que con ese cambio el Summercase coincidiría con el FIB, y los aficionados se verían obligados a elegir entre una de las dos opciones. Poco después, el FIB respondió con la organización de una delegación en Madrid, el Saturday Night Fiber. Teniendo en cuenta la guerra de contraprogramación, parece que la mayor perjudicada ha sido la promotora Sinnamon, que además del Summercase organiza varios festivales más a lo largo del año, entre ellos el Olá Festival y el Creamfields (en agosto), el Wintercase (en invierno) y el Weekend Dance (en otoño). ELPAÍS.com ha intentado conocer a qué atribuye la promotora Sinnamon el descenso de visitantes pero no ha obtenido respuesta.