Una exposición recrea un refugio antiaéreo en una estación de metro en Barcelona

La muestra, en la parada de Universitat, recuerda los bombardeos de marzo de 1938

El reluciente vestíbulo de la estación de metro Universitat, en el centro de Barcelona, se convertirá por unas semanas en un refugio antiaéreo para recordar los bombardeos de la aviación fascista que asoló la ciudad durante la Guerra Civil, y que fueron especialmente brutales el 16, 17 y 18 de marzo de 1938.

Cuando el refugio es el subsuelo es el título de esta muestra (del 15 de marzo al 6 de abril) que forma parte del programa organizado para conmemorar los bombardeos que las fuerzas franquistas -y sus aliados italianos y alemanes- lanzaron de 1936 a 1939 sobre Cataluña, que dejaron más de 4.700 víctimas mortales (670 de ellos en esos tres fatídicos días) y decenas de miles de heridos.

La muestra explica cómo la sociedad civil se organizó para protegerse de estos ataques aéreos que hicieron de Barcelona un "laboratorio" de guerra, ya que este sistema de bombardeo sistemático a una ciudad de la retaguardia bélica, hasta entonces inédito, se convertiría en habitual durante la Segunda Guerra Mundial, como vía para minar la moral de la población.

Dividida en dos ámbitos

La exposición estará dividida en dos ámbitos que reproducen dos estaciones de metro, en la que además de audiovisuales y grabaciones de la época (incluido un discurso de Mussolini), se podrá hacer un recorrido desde la ciudad asediada y en lucha, en 1938, hasta un área, ya situada en la época actual, de reflexión sobre lo que supuso aquel asedio, ha explicado el historiador Xavier Doménech.

Junto a esta exposición, organizada por la Dirección General de la Memoria Democrática, TMB y Ferrocarriles de la Generalitat, está previsto que la muestra Cuando llovían bombas -sobre los efectos de los bombardeos en 140 municipios catalanes y actualmente en el Museo de Historia de Cataluña- comience a exhibirse a partir del mes de mayo por diversas localidades.

Acto institucional

El programa de actos para conmemorar los bombardeos de 1938, incluyen un acto institucional el 17 de marzo en el Palau de la Generalitat, con la asistencia de algunos de los alcaldes de aquellos 140 municipios masacrados, y con la presencia de algunos supervivientes a la bombas o de sus descendientes.

Además se ha abierto un "espacio estable" sobre estos bombardeos en la web www.barcelonabombardeajada.cat, para sacar del anonimato a las víctimas de aquellos ataques, con un listado de nombres que familiares e historiadores locales podrán completar con las

historias de su vida.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS