Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
27ª edición de la feria de arte contemporáneo

Arte emergente latino

Cuatro galerías latinoamericanas rompen moldes en Arco40 . - La mexicana Hilario Galguera muestra la obra de Sebastián Romo

La combinación es: 40x3x3. La clave para adentrarse en una de las secciones más novedosas este año en Arco. Cuarenta porque son los metros cuadrados disponibles, tres los artistas invitados y tres, de nuevo, porque se exhiben obras realizadas en los últimos tres años. En total, 54 galerías de todo el mundo, entre ellas cuatro latinoamericanas presentan lo más actual de la creación artística internacional.

La apuesta de Arco por el arte emergente, y sobre todo latinoamericano, se ha visto reforzado este año con la participación de Brasil como país invitado. "América Latina es una prioridad para nosotros. La presencia de 32 galerías brasileñas este año implica un momento extraordinario para profundizar en estrategias, y que la presencia de América Latina sea una realidad poco a poco. Porque el arte latinoamericano es muy bueno", explica Lourdes Fernández, directora de Arco.

Arco40 trae aire fresco. La combinación de un máximo de tres artistas por galería y obras recientes ofrece la oportunidad de poder ver arte joven de los cinco continentes a través de galerías de altísima calidad y con una apuesta por la renovación. De Brasil llegan Leme y Manoel Macedo. Las otras dos galerías son la colombiana Casas Riegner y la cubana La Casona.

Otra de las apuestas de la feria para el arte emergente es la sección Solo Proyect, que fusiona los soportes más tradicionales con los nuevos lenguajes de la creación contemporánea.

Fuera de los circuitos tradicionales, las 47 galerías presentes, seleccionadas por su compromiso, relevancia y singularidad, presentan sus propuestas llenas de riesgo y provocación. Entre ellas está la única galería mexicana presente en Arco, Hilario Galguera que presenta la obra de Sebastián Romo (México, 1973).

Talento, arte y oficio ante un lienzo

El sabor caribeño lo pone este año la galería cubana La Casona, que ésta es la sexta vez que participa en Arco con diferentes proyectos. Ahora, José A. Toirac, José Manuel Fors y Jorge López Pardo son los exponentes del arte experimental y conceptual que se cocina entre los artistas emergentes cubanos.

Tres décadas separan a los tres artistas y a pesar de ello su obra es actual y arriesgada. "El arte experimental no es para jóvenes, es para el que experimenta, por eso no hay edad para ello", señala Alejandro Machado, director de La Casona desde hace dos años.

El arte latinoamericano como arte manufacturado. Así define, la clave de la proyección de los artistas latinoamericanos y más en concreto de los artistas cubanos, la galería La Casona. "El arte que aún se hace con las manos, como algo que el propio hombre crea", explica Machado y concreta que "sin dejar de lado la tecnología", que es una herramienta vital de expresión artística pero. "Latinoamérica tiene talento, concepto y oficio para el arte. Y una cierta ingenuidad que lo acerca más a lo humano", concluye.

Piezas, con un proceso de elaboración de dos meses y donde el artista se enfrenta al vacío de una tela de gran formato sin más medios técnicos que un lápiz. Ésa es una de las propuestas que se plasma en la obra Iceberg my island, de Jorge López Pardo.

La destrucción como antesala de la creación

Espacio y tiempo son dos de los conceptos fundamentales del artista Sebastián Romo (México, 1973), apuesta de la galería mexicana Hilario Galguera, que nació hace dos años. El proyecto que presenta Romo en Arco habla de la vida y del paso del tiempo como hilo conductor de su obra. "Quisimos traer a este artista porque tiene un proceso creativo muy interesante", cuenta Mariana González y destaca la obsesión del artista porque sus obras transiten por la destrucción para llegar a la creación. Artista joven pero consolidado en México, Sebastián Romo, es un exponente del arte emergente latinoamericano.

Fidelidad y diversidad argentina

La argentina Ruth Benzacar es una de las galerías incondicionales en Arco. Desde 1988 ha venido casi todos los años. En esta edición cuentan los artistasLeón Ferrari, Graciela Hasper, Guillermo Luso, Jorge Macchi, Lliana Porter, Alejandro Puente y adrián Villar Rojas: una mezcla entre arte emergente y consagrado, pero "siempre fiel a la contemporaneidad argentina y a la diversidad, que es nuestra sella de identidad de la galería", señala Orly Benzacar, directora e hija de la fundadora.

Pintar con la palabra como forma de protesta

La galería colombiana Casa Riegner, fundada en Miami en 2001 para promover el arte latinoamericano, repite este año con dos proyectos: en Arco40 con Rosario López, Mateo López y María Fernanda Cardoso. Tres artistas contemporáneos de distintas generaciones. ¿Arte colombiano? "Creo que atravesamos uno de los mejores momentos y nos estamos dando a conocer", explica Catalina Casas, directora de la galería. Otro interesante proyecto colombiano es el de la artista Johanna Calle sobre la palabra, la comunicación. En la sección Solo Proyect se pueden ver artículos de prensa inacabados, que no cuentan lo que se quiere contar, tributos a la censura, a la falta de espacio, paredes enredadas con las transcripciones de Kafka. "Johanna es una artista increíble, con un espíritu inquieto, de protesta, de confrontación con otros artistas; importante para que el artista se nutra", explica Marta Matiz.

Más información