Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una escultura de cristal sustituye a la mujer sin brazos en Trafalgar Square

La nueva obra, titulada 'Modelo para un Hotel 2007', es el modelo de un edificio de cristal de 21 pisos en el estilo de modernismo de alta tecnología

Una escultura de cristal en forma de maqueta arquitectónica en varios colores, original del conocido artista alemán de vanguardia Thomas Schutte, se ha inaugurado hoy en la plaza londinense de Trafalgar. La nueva obra, titulada Modelo para un Hotel 2007, sustituye a una escultura colosal del británico Marc Quinn que representa a una mujer real que nació sin brazos y con las piernas muy cortas.

La estatua desnuda de Alison Lapper, artista minusválida, que conocerá todo turista que haya visitado esa famosa plaza en los dos últimos años, era un supuesto homenaje a las personas con discapacidades físicas y resultó en su día muy polémica aunque los londinenses terminaron familiarizándose con ella.

Esas esculturas, siempre provisionales, se colocan en una esquina de la plaza de Trafalgar, en el llamado cuarto plinto, que quedó vacío en 1841, a diferencia de los otros tres, al acabarse los fondos para erigir sobre él una estatua ecuestre de Guillermo IV. Posteriormente, la falta de acuerdo sobre el héroe o el monarca que debería ocupar el lugar llevó en 1999 a la Real Sociedad de las Artes a la creación del proyecto Cuarto Plinto para exponer temporalmente obras de artistas contemporáneos.

La contribución de Schutte, artista de 53 años galardonado en 2005 con un León de Oro de la Bienal de Venecia, está en las antípodas de la de Quinn: es el modelo de un edificio de cristal de 21 pisos en el estilo del modernismo de alta tecnología.

Con una altura de cinco metros, está hecho de planchas de cristal traslúcido de distintos colores: rojo, azul y amarillo, composición abstracta en tres dimensiones cuya ingravidez contrasta con el pesado neoclasicismo de los edificios circundantes.

Al igual que las actuales estrellas de la arquitectura como Frank Gehry o Zaha Hadid conciben muchas veces los edificios que construyen como esculturas, Schutte recurre para sus esculturas a la estética de la arquitectura.

Sus instalaciones son con frecuencia prototipos de edificios utópicos como la que se eleva a partir de hoy frente a la National Gallery y que sin duda terminarán ensuciando las palomas que revolotean continuamente por allí.