La desconocida faceta de Juan Rulfo como fotógrafo

Una muestra en la Universidad Autónoma de México reconstruye la primera exposición fotográfica del escritor

La memoria de un profesor de literatura estadounidense ha permitido reconstruir en México la primera exposición de fotos que montó el mexicano Juan Rulfo en su natal Guadalajara, han informado los organizadores de esta nueva exhibición.

Lon Pearson ha dicho que en los años ochenta se dio cuenta de la importancia de una exposición de Rulfo que había visto en 1960 y que cree que prácticamente pasó desapercibida.

Las dotes de fotógrafo de Rulfo, el autor de El llano en llamas (1953) y Pedro Páramo (1955), eran entonces casi desconocidas, aunque las cultivó a lo largo de su vida.

La Casa Universitaria del Libro de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) acoge desde hoy y hasta el 28 de septiembre esta reposición de aquella muestra, que ha sido montada apoyado en los recuerdos de Pearson y con el respaldo de la Fundación Juan Rulfo.

La historia de esta muestra comienza en los ochenta cuando Pearson, durante una visita a México, se topó en el Palacio de Bellas Artes capitalino con una muestra general sobre Rulfo que incluía fotografías que de inmediato le sonaron. "Me sentía un poco como en uno de los cuentos de Jorge Luis Borges, no sabía si era un sueño o la verdad, pero por suerte hace tres años encontramos las imágenes que se exhibieron en los años sesenta en el Instituto Cultural de Guadalajara", ha dicho el estadounidense.

Haciendo memoria se dio cuenta de que él mismo había visto una muestra de fotos de Rulfo (1917-1986) en Guadalajara, y que le habían impresionado. Aquella primera muestra de fotos, que montó el fotógrafo Víctor Arauz, era muy pequeña y apenas había un puñado de gente visitándola, de lo que deduce que no tuvo mucho eco. "No recuerdo si saludé de mano a Rulfo pero ahí estaba, muy atrás. Lo que sí recuerdo claramente es que me tomé tres coca-colas que estaban repartiendo", ha agregado Pearson.

La muestra contenía imágenes de un fotógrafo que volvía a su tierra y quería mostrar su trabajo, pero Pearson nunca supo que estaba ante la obra fotográfica de un escritor famoso.

En la nueva exposición hay veintitrés fotografías facsimilares, cinco originales y una cámara fotográfica con la que el escritor captó algunas de las imágenes mostradas en 1960. En la reconstrucción de la muestra se ha tardado tres años, durante los cuales se recogieron imágenes del archivo fotográfico del escritor. Muchas de ellas, en formato mediano y blanco y negro, son de paisajes, iglesias y gente del campo, humilde... los verdaderos protagonistas de las historias dramáticas y de enorme hondura de escritor nacido en Jalisco, al oeste de México.

"Rulfo captó bien el paisaje sin exagerar, no era un paisajista, sino que como en su literatura mostró a la gente tal y como era", ha señalado Pearson.

El estadounidense se sigue preguntando hoy por las razones que llevaron a Rulfo a dejar que se conociera muy poco en vida su faceta de fotógrafo, investigada y estudiada más a fondo en los últimos años. "No sé si fue porque no vinieron a verlas en aquella ocasión (1960) o porque no tenía dinero, no lo sé, pero la mayoría de sus fotografías son imágenes de arte", ha dicho Pearson.

El profesor estadounidense señala que pese a ser un escritor mexicano de los universales de las letras de este país y uno de los más traducidos, su importancia como fotógrafo se sigue conociendo poco.

Lo más visto en...

Top 50