Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:60º FESTIVAL DE CANNES

La competición dice adiós con un Kusturica en declive

El domingo se entregará la Palma de Oro. Entre los favoritos: Cristian Mungiu, los hermanos Coen y Javier Bardem

Ha terminado, C'est fini. La competición por la Palma de Oro en Cannes ha echado hoy el cierre con las fanfarrias gitanas de Emir Kusturica acompañando el entierro de las últimas esperanzas de que el director bosnio presentara un buen filme.

Un sepelio triste, además, porque había expectación por ver si Promise Me This daba indicios de revitalización de Kusturica, uno de los pocos que han ganado dos Palmas ?con Papá está en viaje de negocios (1985) y Underground (1995)- y, además, un premio como mejor director con El tiempo de los gitanos (1988).

"He venido a Cannes muchas veces, quizás demasiadas. Podría haberme hecho una casa en el escenario. No estoy seguro de que vaya a volver", ha confirmado en la rueda de prensa tras el pase del film que protagonizan Marija Petronijevic y Uros Milovanovic. De ser así, Promise Me This sería un triste adiós, pues su brillantez visual no alcanza a ocultar la tosquedad de la cinta, donde el zafio humor y la exacerbación de los rasgos de estilo de Kusturica hacen que acabe convertido en un mal imitador de sí mismo.

"Sigo haciendo la misma película desde el principio", ha explicado a la prensa el director nacido en Sarajevo en 1954, quien ha apuntado que su largamente anunciado documental sobre el futbolista Diego Armando Maradona "estará listo el año que viene".

El cineasta también se ha repetido a sí mismo en sus alusiones políticas, al recordar los bombardeos de la Alianza Atlántica sobre Serbia en 1999 a causa del conflicto en Kosovo. A no ser que quiera brindar una despedida de lujo a Kusturica en Cannes, parece harto improbable que el jurado de la Palma -que él presidió hace dos años- vaya a tener en cuenta esta cinta, todo locontrario que puede decirse de la otra contendiente de la jornada.

Luto japonés

Mogari no mori, titulada en inglés The Mourning (El luto), es la segunda acometida por la Palma de la japonesa Naomi Kawase (1969), tras optar con Shara hace cuatro años y llevarse un premio Cámara de Oro con Moe no Suzano en 1997. La cinta, una tan sencilla como profunda mirada sobre la muerte y la religión rodada con depurado estilo, transcurre esencialmente en un bosque convertido en un personaje más, a la altura de la actriz Machiko Ono y el amateur Shigeki Uda, perfectos en sus papeles.

Los recuerdos de Kawase sobre su infancia, en la que fue "educada en el respeto a la Naturaleza", estuvieron entre las fuentes de inspiración de la cinta, ha dicho a la prensa tras la proyección. La economía de medios y personalidad de la cinta pueden ser muy del gusto del jurado presidido por Stephen Frears, cuya decisión se anunciará este domingo en la entrega oficial de premios.

Los favoritos

Al respecto, como es inevitable, las quinielas de favoritos circulan por doquier, muchas de ellas basadas en la tabla de puntuaciones sobre las 22 cintas a concurso elaborada a diario por la revista Screen en su edición especial del festival. Según esa tabla, que incluye las opiniones de un plantel de críticos de varios países, entre las películas mejor valoradas están la historia de un aborto clandestino narrada por el rumano Cristian Mungiu (4 luni, 3 saptamini si 2 zile) y la violenta persecución filmada por los hermanos Coen (No Country for Old Men). Esta última ha situado también al español Javier Bardem entre los favoritos al premio al mejor actor, por su papel de asesino.

Les sigue a corta distancia Le scaphandre et le papillon, en la que Julian Schnabel evoca el caso real de un escritor que quedó paralizado casi por completo, y el relato de encuentros y desencuentros firmado por Fatih Akin en Auf der Anderen Seite.

El mexicano Carlos Reygadas, único representante latino este año en la lucha por la Palma, figura en una discreta posición en la tabla con su Stellet licht, una cinta de amor encuadrada en una comunidad menonita.