Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El abuelo de la Familia Munster, en el último documental de Elías Querejeta

Al Lewis repasa la historia americana más reciente acompañado de un puro

El actor estadounidense Al Lewis, conocido por su papel de abuelo en la serie de la Familia Munster, protagoniza el último documental producido por Elías Querejeta, Goodbye, America, dirigido por el brasileño Sergio Oksman y en el que se repasa la historia americana. El documental, que hoy han presentado en Barcelona Querejeta y Oksman, se estrena en los cines españoles el viernes 2 de marzo.

Durante los ochenta minutos que dura, Goodbye, America ofrece al espectador un repaso por la historia reciente de los Estados Unidos, desde la caza de brujas de McCarthy a los atentados del 11-S o la guerra del Vietnam. La prodigiosa memoria del nonagenario actor Al Lewis, que murió en febrero de 2006, es el hilo conductor de este documental, que muestra a un activista comprometido con la causa pacifista, y que, según el director Sergio Oksman, "alza la voz contra el miedo del que se sirve el poder para perpetuarse".

Lewis, acompañado en todo momento de un puro al que no cesa de dar caladas, contempla en la película las cosas que ha vivido y al mismo tiempo se contempla a sí mismo, ante un espejo que le sirve para rememorar el pasado, mientras Scott Sliger le maquilla para convertirlo otra vez más en el abuelo de la Familia Munster. De este modo Lewis reflexiona sobre cómo el antiguo miedo a los comunistas ha sido substituido por el miedo a los atentados terroristas.

Imágenes de archivo y cortes de voz de Pacifica Radio ?emisora independiente y progresista estadounidense- salpican el documental, que muestra a un Al Lewis envejecido, próximo a la muerte, pero también al Lewis lúcido que rememora su vida y realiza, según Querejeta, una crítica "clara y precisa".

Tanto Querejeta como Oksman han reconocido que en un principio la idea era hacer un documental sobre Pacifica Radio, fundada en 1949 en Berkeley (California), donde Lewis tenía un programa, pero que la aparición del actor supuso un cambio de enfoque. El director de Goodbye, America ha explicado que Lewis "se fue apropiando de alguna manera de la película" y, con su personalidad seductora, hizo que llegara a entender que "no me tocaba dirigirle", sino más bien "estar al acecho y esperar".

Oksman ha valorado muy satisfactoriamente el trabajo con Querejeta, porque "no tiene prisa" y lo que busca es únicamente "que quede bien", algo que considera que "es oro para quien hace un documental". Por su parte, Elías Querejeta ha señalado que el trabajo, sin ningún tipo de censura, ha sido largo, que el rodaje con escenas de Lewis se dividió en dos períodos -en 2002 y en 2005- y que el montaje definitivo ha durado cerca de un año.

Del mismo modo, ha dicho que después del estreno en España espera presentar el proyecto en "varios festivales", así como "estrenar en salas de Estados Unidos, aunque sea reducido", si bien ha bromeado con la posibilidad de que "algún grupo antitabaco" la quiera prohibir por la aparición de los puros.

Al Lewis no llegó a ver la película acabada, aunque sí lo han hecho sus hijos o su viuda, que estará presente en el estreno del viernes en Madrid.