El aura de Andy Warhol resplandece 20 años después de su muerte

Nueva York recuerda al padre del 'pop-art' con exposiciones, ferias, desfiles y simposios

El aura del padre del arte pop Andy Warhol, ese halo de misterio que alguna vez llegó a ser apreciado como objeto de colección, ilumina las calles de Nueva York a partir de hoy, cuando se cumple el vigésimo aniversario de su muerte.

Numerosas exposiciones, un documental sobre su vida, una feria del libro y un desfile de modas conmemoran estos días el legado del enigmático artista de la peluca plateada y apariencia tímida, que cambió el curso del arte a mitad del siglo XX.

No fue sólo su obra, o el haber asumido el arte como práctica indistinguible de su vida, lo que dio a Warhol notoriedad hasta el día de su muerte, el 22 de febrero de 1987, sino la creación de un Personaje excéntrico que ensalzó la cultura popular estadounidense.

"Una compañía estaba interesada en comprar mi aura", dice Warhol en su libro "La filosofía de Andy Warhol" (1975), donde agrega: "no quería mis productos. Sólo decía insistentemente que quería mi aura.

"Nunca entendí a qué se refería"

Pero quienes hoy le recuerdan saben perfectamente a qué se refería esa compañía interesada en el aura del pintor, cineasta de vanguardia, ilustrador, escritor y celebridad nacido Andrew Warhola en Pittsburgh, Pensilvania (EEUU), el 6 de agosto de 1928.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

El cineasta Ric Burns lo describe en su recién estrenado filme Andy Warhol: Un documental, una rica semblanza del influyente y controvertido artista, conocido por sus pinturas de billetes de dólar, botellas de Coca Cola, sopas Campbell y estrellas de cine.

Burns pinta un retrato lúcido de Warhol utilizando archivos audiovisuales poco conocidos -incluidas filmaciones del propio artista en los años 60 y 70- y las apariciones de su círculo de amistades y "protegidos", como Edie Sedgwick, Viva y Ondine.

El filme, de cuatro horas, incluye los polémicos minifilmes (screen tests) de celebridades como Bob Dylan, Dennis Hopper, Susan Sontag y Salvador Dalí, quienes se daban cita en la legendaria Factory, su taller y centro de reunión social.

Este espacio es, de hecho, fuente de inspiración para un evento que esta semana en el Hotel Gershwin, llamado Furor en la Factoría: Una semana de Warhol, organizado en asociación con el canal de vídeos musicales VH1.

Esta gran fiesta incluye una ceremonia en la que se honra a las estrellas de Warhol que frecuentan la Factory, entre éstas Sally Kirkland, Ultra Violet, Billy Name, Geraldine Smith, Bibbe Hansen y el travestido puertorriqueño Holly Woodlawn.

El hotel ha instalado, asimismo, una exposición titulada Días de la Factory, una crónica de la vida y obra de Warhol, y una feria del libro que expone algunos de los numerosos títulos que se han escrito sobre el artista, entre ellos la biografía de Victor Bockris y Famoso durante 15 minutos, de Ultra Violet.

El tributo también incluye un festival de cine de 24 horas que destaca varios de los primeros filmes experimentales de Warhol, así como sus últimas producciones pensadas para las salas comerciales.

Haciendo honor a su fama de artista comercial, la marca de vaqueros Levi's presenta hoy en el hotel una colección titulada Warhol Factory X, inspirada en "la estética de la Factoría" y que va acompañada de accesorios que incorporan las pinturas del artista, desde zapatos y relojes hasta bolsos de mano y joyería.

Otras conmemoraciones en Nueva York son las exposiciones ¡Warhol está muerto!, una muestra fotográfica en la galería Power House Arena, y Andy Warhol: In His Wake, en la galería Carrozini von Buhler, con obras de Ultra Violet, Taylor Mead y Billy Name.

Pero los actos conmemorativos oficiales llegarán a finales de año, organizados por el Museo y la Fundación Andy Warhol, e incluirán una lectura de poesía y una exhibición fotográfica de Lou Reed y un simposio de tres días sobre la obra de Warhol.

En el otoño de 2007 el museo inaugurará una de las mayores retrospectivas de su obra y presentará el estreno mundial de su filme San Diego Surf (1968), en colaboración con el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA).

MARCEL-LÍ SÁENZ

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS