Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre y Maragall inauguran la exposición 'Aproximaciones'

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y su homólogo en la Generalitat de Cataluña, Pasqual Maragall, han inaugurado hoy la exposición Aproximaciones. La cultura catalana', organizada de forma conjunta por ambas administraciones y con la que se quiere dar a conocer la historia, literatura, lengua, arte, diseño y gastronomía de Cataluña a través de titulares, textos, fotografías ilustraciones y vídeos. La muestra estará hasta el 2 de junio en el patio de la Real Casa de Correos.

El comisario de la exposición ha señalado que el objetivo de la misma es dar una "cierta idea" de una "realidad compleja", la catalana, y acercarla a Madrid, la capital de España, "en la necesidad de explicar esa realidad que no siempre a veces se entiende". En este sentido, Maragall ha explicado que la organización de esta muestra es fruto de una "coincidencia espontánea" pues ha surgido a raíz del éxito que tuvo en México y al deseo del Institut Ramón Llull de que llegase a la capital.

La presidenta se puso en contacto con Maragall y fue así como se ha gestado la idea de que la exposición viniese a Madrid, una ciudad por la que él, su familia y amigos, siente una gran admiración, y "no es ningún secreto", ha dicho. Asimismo, el presidente de la Generalitat ha aludido a la relación de "mutua simpatía" que le une con Aguirre así como al nivel de cordialidad en las relaciones institucionales que está "por encima de las lógicas discrepancias ideológicas". Finalmente, Maragall ha expresado su deseo de que esta "aproximación" que da título a la exposición tenga una continuidad y pase a convertirse en una "complicidad y proyectos compartidos". "Debemos dejar que el sentimiento común y espontáneo fluya. En él los políticos y los medios hallaremos una gran lección de sensatez. Nos bastará simplemente aprender de ellos", ha concluido.

"No ha podido llegar en mejor momento"

Por su parte, Aguirre, que ha comenzado su intervención saludando en catalán a los presentes, ha afirmado que la exposición "no ha podido llegar en mejor momento". En este sentido, ha subrayado que "uno de los defectos más evidentes" de la España de las autonomías ha sido que "el cultivo desaforado de las identidades peculiares de cada región se haya hecho en detrimento del conocimiento y del aprecio de la cultura de las otras regiones así como de la historia de España y la historia universal".

Asimismo, ha lamentado que con estos sistemas escolares que ponen el acento en lo más local se esté consiguiendo que, por ejemplo en Madrid, los alumnos puedan acabar los estudios de Secundaria sin haber escuchado quienes son Ausias March, Joaquím Verdaguer o Joan Maragall, entre otros, y ha defendido que el adjetivo que mejor cuadra con la cultura es el de universal, porque "las grandes creaciones culturales siempre trascienden de los límites del lugar donde se producen y resultan admirables para todos".

La jefa del Ejecutivo autonómico ha recordado que el lema de su Gobierno en esta legislatura es La suma de todos y ha expresado la voluntad de integrar a todos los ciudadanos que viven en la región con el proyecto común de Madrid. "Pues bien, el proyecto de vida en común que es España también tiene que ser la suma de todos. Entre otras razones porque, aparte del dolor que en los ciudadanos produciría la secesión, cualquiera de las regiones españolas desgajadas del tronco común se convertiría en una rama seca".

Aguirre ha destacado que los madrileños cultivan desde hace muchos siglos la hospitalidad con las personas, ideas y movimientos culturales que aquí llegan y que, además, no tienen "la menor conciencia de pecado" cuando se pretende identificar a Madrid con "el poder central y opresor". "Madrid es y quiere ser el lugar de encuentro de todos los españoles, incluso de aquellas minorías que parece que no quieren seguir siendo", apostilló.

"Estar abiertos a todo y a todos es el mejor tesoro de los madrileños y tenemos que cuidarlo y conservarlo. Estamos convencidos de que la principal razón por la que Madrid, al dejar de ser la capital de una nación centralista y centralizada, ha visto mejorar sustancialmente su economía y se ha colocado en el pelotón de cabeza de las grandes capitales del mundo reside en su carácter abierto y en algo tan simple como carecer de voluntad de tener señas de identidad que nos separen del resto", ha concluido.