Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Pedrera se sumerge en el arte abstracto de Malévich a través de un centenar de obras

Barcelona acogerá hasta el 25 de junio una exposición que reúne la obra del pintor ucraniano, desde el impresionismo hasta el suprematismo

Un centenar de obras, entre pinturas, dibujos, arquitectotes y libros repasan desde hoy y hasta el 25 de junio en La Pedrera de Barcelona la trayectoria del ucraniano Kasimir Malévich (1878-1935), una de las figuras clave de las vanguardias rusas y padre del suprematismo.

La muestra se inicia con los estudios impresionistas, las composiciones simbolistas de su primera época, sus obras fauvistas, así como las obras de un deliberado primitivismo hasta llegar a sus composiciones cubo-futuristas y alógicas. A esta parte pertenecen obras como Iglesia o El tejado rojo, ambas de 1906. A continuación se presenta un capítulo especial con los dibujos que Malévich realizó en 1913 para el vestuario y la escenografía de la ópera Victoria sobre el sol, de Matyushin y Kruchonykh, y que prefiguran el suprematismo (tendencia pictórica considerada como la primera corriente abstracta), período que constituye el núcleo central de la muestra, con trabajos de muy distintas procedencia, especialmente de San Petersburgo y Moscú y de los museos provinciales rusos.

De la Galería Tretiakov de Moscú y del Museo Estatal Ruso de San Petersburgo provienen dos de las obras claves del suprematismo de Malévich, Cuadrado negro (1929) y Cuadrado rojo (1915), tendencia pictórica que está considerada como la primera corriente abstracta. La muestra finaliza con un espacio dedicado a los arquitectotes, piezas arquitecto-escultóricas visionarias, y las obras postsuprematistas en las que el artista retorna a la temática campesina y, formalmente, a la figura. La muestra, que estará abierta en La Pedrera hasta el 25 de junio, se cierra con las obras que los expertos han calificado como "postsuprematistas".

En el tramo final de la exposición, el público puede observar diversas fotografías de Malevich de 1910, 1913 o 1934-35, cuando, ya enfermo, está postrado en la cama. También se muestran algunos documentos como su testamento del 9 de agosto de 1932, en el que pide al Estado soviético que se haga cargo de la manutención de su familia después de su muerte; el certificado de defunción fechado el 17 de junio de 1935 o un pase gratuito para viajar en los tranvías de Leningrado.

La exposición reúne un total de 102 piezas procedentes del Museo Estatal Ruso de San Petersburgo, la Galería Tretiakov de Moscú, el Centro Georges Pompidou, el Museo del Teatro y la Música de San Petersburgo, el Museo de Bellas Artes de Ekaterinenburgo, el Museo Estatal de Arte Contemporáneo de Tesalónica, entre otros, y de distintas colecciones particulares.