Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernando León presenta 'Princesas', "una historia de amistad con la prostitución en segundo plano"

Las dos protagonista, Candela Peña y Micaela Nevárez, cuentan cómo obtuvieron el papel con ahínco, festivales y Javier Bardem por medio

Al director de cine no le interesa lo que la puta le dice al cliente, sino lo que le comenta a sus compañeras cuando se aleja del coche y vuelve al grupo de desheredadas, de prostitutas, de princesas. Para su cuarta película, Fernando León de Aranoa ha elegido la historia de dos mujeres, Cayetana y Zulema, "unidas por una complicidad muy especial", que le sirve para desgranar "los pensamientos, los miedos, el compañerismo y la risa" de este colectivo.

La película se titula Princesas, se estrena este viernes y ha sido escrita y dirigida por León de Aranoa, que también se ha encargado de su producción a través de la recién creada Reposada. Sus anteriores películas (Familia, Barrio y Los lunes al sol) fueron producidas por Elías Querejeta.

Persiguiendo a León de Aranoa

"Una peluquería con pretensiones de salón de belleza, donde las chicas van más en busca de conversación que de cortes de pelo, sirve de escenario para conocer más de cerca a este colectivo", ha explicado hoy el director durante la presentación del film. Entre ellas destacan Cayetana (interpretada por Candela Peña) y Zulema (encarnada por la puertorriqueña Micaela Nevárez), las protagonistas de una película que su director define como "una historia de amistad con la prostitución en segundo plano".

Candela Peña ha definido a Léon de Aranoa como "el sueño", "el director perfecto" con el que deseaba trabajar desde que vio su primera película, Familia. "Cuando estaba rodando Los lunes al sol, le abordé en una fiesta y le dije: 'Para cuando una de mujeres?'. Y me contó que tenía escritos dos folios sobre dos chicas prostitutas. Pasó el tiempo y, en un momento dado, le escribí una carta preguntándole si seguía adelante con la historia. Me mandó el guión y yo, hasta entonces, nunca había llorado con ninguno. Estaba impecablemente escrito, pero me daban miedo los textos que tenía que decir en el filme, muy metafóricos y poéticos. Hice una prueba para él y, después de tres semanas, me entregó el corazón de Caye", ha explicado la actriz.

La actriz mantuvo "un guerra" para "estar a la altura". Su miedo era no ser capaz de insuflar verosimilitud a unos diálogos de alto vuelto poético pero puestos en boca de una mujer de clase media baja. "Los mastiqué como gloria bendita hasta meterlos en mis entrañas, porque esos son los sueños de Caye, una chica que se

debate entre la cruda realidad de ser puta y la realidad soñada, esos castillos que se inventa para blindar su corazón. Tenía que hacer que salieran solos", ha explicado.

Bardem prueba como prostituta

Micaela Nevárez, que vive en Estados Unidos desde hace diez años, conoció a León de Aranoa durante la presentación de Los lunes al sol en un festival de Nueva York. "Me dijo que le recordaba a un personaje que había escrito para su nueva película. Pasó un año y entonces mi amigo Javier Bardem me llamó para contarme que Fernando me estaba buscando. Fue Bardem quien hizo la prueba conmigo, encarnando él a Caye y, tiempo después me llamaron de Madrid. Fue un reto y un sueño". Zulema, su personaje, es una dominicana recién llegada a España que se gana la vida como puta. "Me identifiqué con ella porque cuando vine a rodar me sentía lejos de casa, llena de soledad y nostalgia. Lo que supuso una novedad del personaje fue su vertiente de prostituta, porque en Estados Unidos se habla poco del tema y siempre se hace de un modo negativo y sucio, siempre relacionado con las drogas y la desesperación", explica Nevárez. Al contrario que su compañera de reparto, afirma: "Me sentía cómoda con esos diálogos. Ser puta es un oficio, no una identificación. No tienen una cara única, tiene muchas caras".

León de Aranoa contaba hace unos meses a EL PAÍS: "Una de las cosas que pasan con el tema de la prostitución es que todo el mundo habla, sociólogos, concejales, pero casi nunca se escucha a las propias prostitutas. Después de un año de investigación, he descubierto que detrás hay un universo tan complejo como el que más. Hay situaciones duras, pero también mucha belleza". Ésa es la esencia de Princesas.