Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Helena Taberna aborda la represión de la dictadura chilena en 'El Árbol'

La película narra la historia de la familia de la actriz Adela Secall y comenzará a rodarse en noviembre

Helena Taberna, directora de Yoyes (2000), galardonada en una veintena de festivales, prepara su tercer largometraje, una película que se titulará El árbol y que está inspirada en la historia real de la actriz chilena Adela Secall y de su familia durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1989).

La directora navarra ha tomado prestada una frase del poeta chileno Pablo Neruda -"sólo soy una hoja más del gran árbol humano"- para dar cuerpo al título de la película que comenzará a rodar en Chile en noviembre y en la que

la propia Adela Secall y su familia formarán parte del elenco de actores. Esta circunstancia convertirá el rodaje en un proceso "muy experimental" y en "un reto narrativo" que demostrará cómo "la Historia es activa", según Taberna.

Esta directora cree "en el cine que cuenta una buena

historia, que nos ayuda a comprender y conocer el mundo en el que estamos", a través de "la mirada poliédrica" que siempre caracteriza sus trabajos.

Si en su ópera prima, Yoyes, se basó en la historia real de la primera mujer dirigente de ETA y asesinada por la banda cuando pretendía reinsertarse en la sociedad, y en Extranjeras (2003) construyó un documental con los testimonios de mujeres inmigrantes en España, en El árbol Taberna se sumerge en la trágica historia

chilena, encarnada en una familia que vivió la sangrienta represión de la dictadura.

Una ficción, la celebración de la boda de Adela Secall en el

jardín de la casa de Santiago de Chile propiedad Pablo Neruda en noviembre del 2005, en vísperas de las próximas elecciones presidenciales chilenas, será el escenario en el que convergerán los relatos de los distintos miembros de la familia de la actriz chilena, nacida en en exilio en Moscú.

El encuentro será el detonante de un viaje a la tragedia de

aquella dictadura y a las consecuencias para los descendientes de sus víctimas, pues en esta fiesta familiar coincidirán desde el abuelo de la actriz, Luis Corvalán, dirigente del Partido Comunista durante tres décadas y amigo del derrocado presidente Salvador Allende, Pablo Neruda y Fidel Castro, hasta primos de Adela Secall que son hijos de desaparecidos o asesinados por el régimen militar.

Producida por Chile, España y Puerto Rico permitirá también

hablar de una generación, la de Adela Secall, que "no se resigna a no conocer su historia a fondo". "Conocí a Adela porque coincidimos en varios festivales internacionales y me impresionó la hondura que desprendía a pesar de

su juventud, luego fui conociendo su historia y me impresionaba cómo, por ejemplo, le preocupaba llevar a su hija al dentista sin saber si éste había sido en otro tiempo un torturador", ha contado la cineasta.