La revista 'El Víbora' cierra en diciembre 25 años de agitación social y humor mordaz

El descenso imparable de lectores, en la actualidad sólo 6.000, ha obligado a Ediciones La Cúpula a echar el cierre

La mordaz revista de cómics El Víbora cumple en diciembre 25 años, sus primeros y sus últimos, pues ese mismo mes saldrá a los quioscos el último ejemplar de una publicación que una vez fue punta de lanza de una forma muy particular de interpretar la realidad, y que ahora se ha quedado sola, muy sola.

Hasta 40.000 lectores mensuales llegó a tener esta revista, publicada por Ediciones La Cúpula. Corrían los locos años 80, los tiempos de la movida madrileña, y El Víbora era el hermano adelantado de una veintena de publicaciones similares. "Ahora sólo quedamos nosotros", se ha lamentado su editor, Josep Maria Berenguer. La revista "ha sufrido en los últimos dos años una bajada de lectores" que ha abierto un boquete en su línea de flotación económica.

Esta huida paulatina, que según Berenguer "también se ha producido en [publicaciones similares de] Francia, Italia y Alemania", ha dejado reducida la nómina de lectores a tan sólo 6.000. El pasado mes de marzo, la editorial hizo un llamamiento desesperado para sumar lectores y evitar el cierre; "sirvió temporalmente", pero la "alarma roja no se mantuvo", de forma que el cierre de diciembre es, según el editor, "definitivo".

"El gusto por el cómic ha cambiado mucho en los últimos años y el impacto y sorpresa que producía en el lector en aquel entonces, se está perdiendo. [Ahora] el público tiende más a las novelas gráficas, que sí funcionan bien", ha resaltado Berenguer, que ha hecho notar también el éxito del cómic japonés denominado manga.

Más que un cómic, El Víbora ha sido una "crónica social de la sociedad a través de la ficción, un reflejo del pensamiento de los jóvenes", amén de una puerta de entrada para autores nuevos que difícilmente se hubieran podido dar a conocer "sin la existencia de revistas de cómics", según Berenguer. Serán estos dibujantes y la nómina de colaboradores habituales los que ilustren un último número que Berenguer quiere convertir en "una despedida alegre", con fiesta incluida.

Lo más visto en...

Top 50