Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Disney y Miramax llegan a un acuerdo de distribución para el documental de Michael Moore

'Fahrenheit 9/11' se centra en los lazos entre las familias de George W. Bush y Osama Bin Laden

Los estudios de cine Disney y la productora independiente Miramax llegaron ayer a un acuerdo de distribución para el polémico documental de Michael Moore, Fahrenheit 9/11, que denuncia la política del presidente estadounidense, George W. Bush, antes y después de los atentados del 11 de septiembre. Disney ha accedido a vender los derechos del documental a su productora, según ha informado un portavoz de Miramax.

"Estamos muy satisfechos de anunciar que Disney ha dado su aprobación para vender [los derechos del largometraje]Fahrenheit 9/11 a Bob y Harvey" Weinstein, presidentes de Miramax, ha indicado un portavoz de los estudios de cine, que ha pedido permanecer en el anonimato. Este acuerdo amistoso, del que no se ha ofrecido ningún detalle financiero, permitirá a Miramax buscar para EE UU otro distribuidor del documental, que compite por la Palma de Oro en el Festival de Cannes y que se exhibirá hoy en la ciudad francesa. Este acuerdo es similar al que ambas compañías realizaron para la distribución de otra polémica cinta como Dogma.

Por su parte, el director general de Disney, Michael Eisner, ha saludado el acuerdo y ha afirmado que el grupo había "ofrecido a Miramax la posibilidad de distribuir [la película] a través de un tercer interesado". Michael Moore denunció el pasado 5 de mayo la decisión de Disney de prohibir a Miramax difundir este documental a pocos meses de la elección presidencial del próximo 2 de noviembre. El documental de Moore, ganador de un Oscar por el documental Bowling for Columbine se centra en los lazos entre la familia del presidente estadounidense, George W. Bush, y el clan de Osama Bin Laden, el líder de la organización terrorista de Al Qaida. En concreto, muestra el papel desempeñado por la Administración estadounidense en la evacuación de miembros de esta familia después del 11-S.

La valiosa amistad con Jeb Bush

Eisner había explicado que su grupo, que no es "una sociedad comprometida políticamente", no quería inmiscuirse en las elecciones. Sin embargo, Moore sostiene que la decisión de prohibir su difusión se adoptó porque podía amenazar los "millones de dólares" en rebajas fiscales permitidas por el Estado de Florida (al sureste) a los estudios Disney, que poseen en esta región parques temáticos y numerosos hoteles, al enojar al gobernador de este estado, Jeb Bush, a la sazón hermano del presidente.

Además de una victoria para Moore, este acuerdo permitirá suavizar las tensiones existentes entre los estudios Disney y la productora independiente Miramax con motivo de la renovación del contrato que une a estas dos poderosas firmas de Hollywood hasta el 2005. De acuerdo con la revista Variety, Disney quiere reducir el presupuesto anual de Miramax de los 700 millones de dólares que ahora dispone para su producción. Además, el año pasado rechazó la propuesta de Miramax de obtener 450 millones de dólares para el estudio procedente de una fuente de financiación con Goldman Sachs. Los hermanos Weinstein han sugerido que estarían dispuestos a reducir su salario si con ello consiguen una menor interferencia de Disney a la hora de decidir qué proyectos se realizan.

Se espera que en las próximas semanas se llegue a alguna solución entre ambas partes en todos estos puntos. En caso contrario, existe la posibilidad que ambas compañías lleguen al mismo punto de fricción que acabó con los años de asociación entre Pixar y Disney. Sería una nueva crisis para los estudios Disney que este año están luchando con una rebelión dentro de sus propias filas, donde más del 40% de los accionistas expresaron recientemente su rechazo a Eisner. En la actualidad, Miramax supone el 40% de las películas de imagen real que produce Disney al año.