_
_
_
_
_

Subidón en los embalses: las reservas crecen 5,3 puntos en solo una semana y parte del sur peninsular comienza a ver la luz

El conjunto de los embalses del país está al 63,13% de su capacidad, muy por encima del dato de hace un año y en la media de la última década. Cataluña sigue en una situación muy complicada

Las últimas lluvias, muy especialmente las de esta Semana Santa, han supuesto un importante balón de oxígeno para muchas zonas del país acorraladas por la sequía. En solo una semana, según los datos facilitados este martes por el Ministerio para la Transición Ecológica, la reserva de agua embalsada en la España peninsular ha aumentado en 2.968 hectómetros cúbicos (hm³). Un par de cifras pueden ayudar a calibrar la dimensión de este crecimiento: todo el consumo anual de agua dulce para usos industriales del país ronda los 1.100 hm³; y el abastecimiento urbano anual asciende a 5.000 hm³.

La reserva hidráulica peninsular está al 63,13% de su capacidad total, según los datos que recoge el Boletín Hidrológico semanal actualizado este martes. Esto supone un aumento del agua embalsada de 5,3 puntos porcentuales en solo siete días. En conjunto, la situación es bastante mejor que la del año pasado para esta misma semana del año, cuando la reserva estaba al 51,53%, 11,6 puntos menos que ahora. Y se roza ya la normalidad, si se toma como punto de referencia la media de agua embalsada de los últimos 10 años. Para esta semana del año, la media está en 35.526 hectómetros cúbicos, y ahora está en 35.375. Con todo, hay que tener en cuenta que en la última década se han vivido dos importantes periodos de sequía, lo que ha hecho bajar esa media notablemente. Además, hay zonas, como Cataluña, donde la situación sigue siendo realmente preocupante.

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, comparte la alegría por el “respiro” que han supuesto estas lluvias, pero también advierte de que no puede apartar a las Administraciones del camino del ahorro, la eficiencia y el mayor aprovechamiento de la reutilización. “En algunas cuencas hidrográficas llevamos prácticamente seis años gestionando sequía”, advierte Morán. “Los impactos de cambio climático han venido para quedarse”, añade.

Pero en el muy corto plazo las noticias son buenas. Porque “las precipitaciones han afectado considerablemente a toda la Península”, ha explicado este martes el ministerio. Y en muchos casos ha estado por encima de lo normal en la última semana. Además, la producción de energía hidroeléctrica entre el 25 de marzo y el 31 de marzo ha sido de 1.089 gigavatios hora, lo que “representa el 196,8% de la producida en el mismo periodo del año anterior”. Esto ha contribuido a unos bajísimos precios, incluso negativos, de la electricidad en España.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.
Suscríbete

Las precipitaciones han sido especialmente beneficiosas para el sur de la Península, donde la sequía que se arrastra desde hace muchos meses había llevado ya a importantes recortes en el uso del agua para la agricultura y también en ciudades y pueblos. Y lo que venía era todavía peor; por ejemplo tener que recurrir a barcos cisterna este verano para abastecer algunas ciudades andaluzas, algo que ya descarta abiertamente la Junta de Andalucía gracias a las últimas precipitaciones. Aunque no se puede hablar de normalidad, la progresión es positiva.

“La Semana Santa que acaba de terminar será recordada por las lluvias, que han sido abundantes en puntos de la vertiente atlántica peninsular y el Pirineo aragonés”, explica Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). El meteorólogo destacaba los 478 litros por metro cuadrado recogidos durante la semana en Grazalema, en Cádiz, o los 274 litros en la localidad de Cardeña, en Córdoba.

Precisamente el caso más llamativo es el de la cuenca del Guadalquivir, donde la reserva de agua embalsada ha aumentado en 12,6 puntos porcentuales en solo una semana: la cincuentena de pantanos de esta cuenca están al 42,9% tras esas abundantes precipitaciones. Supone más de 17 puntos y alrededor de 1.400 hectómetros cúbicos más que hace un año; aunque la cuenca todavía está 12 puntos porcentuales por debajo de la media de la última década.

Además, las cuencas intracomunitarias cuya gestión depende de la Junta de Andalucía también han aumentado sus reservas en los últimos siete días: la mediterránea andaluza está al 26,9% de su capacidad (aunque todavía muy por debajo de lo normal); la demarcación del Guadalete-Barbate está al 27,2% (casi igual que hace un año) y la del Tinto-Odiel-Piedras-Chanza, ha aumentado hasta el 84,3%, por encima incluso de la media de la última década. Estas reservas se incrementarán con las escorrentías.

Estado del pantano de El Gergal este martes, tras las lluvias de lo últimos días, en la localidad sevillana de Guillena.
Estado del pantano de El Gergal este martes, tras las lluvias de lo últimos días, en la localidad sevillana de Guillena.Alejandro Ruesga

Esta mejoría ha permitido a la Junta aparcar de manera definitiva la llegada de barcos a los puertos de Carboneras (Almería), Málaga y Algeciras (Cádiz) para abastecer de agua durante los meses de verano a estas provincias. Estaba previsto que la medida, cuyo coste se repartió con el Gobierno central, se activara si no llovía de aquí al verano. “Estamos en condiciones de afirmar que este verano ya no va a ser necesario traer barcos cargados de agua. Vamos a seguir haciendo las instalaciones en los puertos, a futuro”, aclaró el lunes el presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, que también llamó la atención sobre el hecho de que en la cuenca mediterránea, donde las precipitaciones han sido menores, “no está resuelto el problema”.

Luis Babiano, gerente de la Asociación Española de Operadores Públicos de Abastecimiento y Saneamiento (AEOPAS), advierte también sobre el hecho de que, pese al incremento generalizado de las cuencas, en provincias como Málaga aún están en “déficit hídrico”. Babiano aboga por que no se abandonen las medidas de planificación. “Málaga es la zona cero, cuando se dice que habrá que abastecerla con barcos eso indica una absoluta precariedad”, señala. “No hemos salido de una situación precaria en el ámbito urbano”, añade, haciendo extensiva su preocupación a toda la comunidad. El gerente de AEOPAS recomienda seguir con las campañas de concienciación ciudadana sobre el consumo de agua, que se implementen medidas de utilización de aguas grises en la construcción de nuevos hoteles y apartamentos turísticos, como se ha empezado a hacer en algunos municipios de Cataluña, y que se extienda la reutilización del agua.

Dentro del retrato general, hay casos llamativos como el de algunos embalses andaluces que estaban prácticamente sin agua hace apenas unos días y que han vivido un llenado espectacular. Es el caso del pantano de sierra Boyera, en el norte de la provincia de Córdoba, que ahora está al 70% y que hace un par de semanas estaba prácticamente seco, lo que impidió que alrededor de 80.000 vecinos pudieran beber del grifo durante 11 meses por el mal estado de las aguas. “Estamos haciendo análisis y, si todo es positivo, esas personas tendrán agua 24 horas al día·”, anunció el lunes el presidente andaluz.

Pero no solo la cuenca del Guadalquivir ha visto cómo se incrementaban las reservas en la última semana. En la del Guadiana, donde también había varias zonas en situación de alerta y emergencia por sequía, se han llenado muchos de sus embalses. La reserva está ahora al 48,7%, 8,7 puntos porcentuales más que hace siete días y 14 más que en la misma semana del año pasado. En el caso de la cuenca de Segura, los embalses están al 22,8%, tan solo 1,8 puntos más que hace una semana.

La cruz sigue siendo Cataluña, donde las últimas lluvias han tenido un efecto positivo, pero no tanto como en el sur peninsular. Los embalses de las cuencas internas catalanas, que en muchos casos se encuentran en situación de emergencia, están esta semana al 16,4%. En los últimos siete días la reserva ha aumentado en 0,9 puntos. Pero sigue a años luz de la normalidad. Para esta misma semana del año la reserva media de la última década es de un 73,3%. “El problema”, añade Morán, “sigue estando centrado en tres demarcaciones hidrográficas intracomunitarias”, es decir, que son de competencia autonómica: las cuencas internas catalanas, las andaluzas y la del Guadalete..

Sequía meteorológica

Cuando se habla de sequía se suelen diferencias varios tipos. Por ejemplo, el término sequía hidrológica se refiere precisamente a las reservas de agua que se acumulan en los embalses y acuíferos subterráneos. Y ese tipo está muy vinculada a la denominada sequía meteorológica, es decir, el déficit de precipitaciones.

Rubén del Campo, de Aemet, ha explicado este martes que, atendiendo a las precipitaciones de los últimos 12 meses, “las cuencas del oeste peninsular han logrado salir de la sequía meteorológica”. Pero no ocurre así en las cuencas del sur de Andalucía, del Segura, del Júcar, y del Pirineo Oriental, que engloba buena parte de Cataluña. Si se amplía el foco, teniendo en cuenta las lluvias de los últimos tres años, Del Campo aconseja no “bajar la guardia” porque todavía siguen en situación de sequía de larga duración las cuencas del Duero, Guadiana, Guadalquivir, sur de Andalucía, Ebro y buena parte de Cataluña. “Resumiendo, podemos considerar que ha habido un alivio temporal de la sequía en el oeste de la Península, gracias a las últimas lluvias, aunque considerando el largo plazo, todavía no se ha salido de la sequía de larga duración en muchas cuencas”, ha señalado el portavoz de Aemet.

Puedes seguir a Clima y Medio Ambiente en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_