_
_
_
_
_

Suspendido por segunda vez el lanzamiento del ‘Miura 1′ por un fallo medio segundo antes del despegue

La operación ha sido abortada de forma automática al detectar que no se habían desenganchado los cables de la zona de carga de los sistemas electrónicos de vuelo

Miura 1
El 'Miura 1', en la plataforma de lanzamiento de Huelva la pasada noche, en una imagen capturada del vídeo de la compañía.PLD SPACE (via REUTERS)

El Miura 1, el prototipo de lanzador espacial de satélites desarrollado por la empresa española PLD Space, ha vuelto a quedarse en tierra tras un nuevo intento de lanzamiento la pasada madrugada desde Huelva. La compañía ha explicado que el aborto de la operación fue automático, en el último segundo de la cuenta atrás, tras detectarse un fallo en la suelta de los cables que unen la bahía (compartimento) que aloja los sistemas electrónicos de vuelo (aviónica) con la plataforma de lanzamiento.

PLD Space intentó el pasado 31 de mayo un lanzamiento que solo tuvo un incidente técnico menor por un comportamiento anómalo en la carga de LOX, el oxígeno líquido que favorece la combustión. Sin embargo, la operación siguió adelante y tuvo que ser interrumpida por la presencia de vientos en altura de mayor intensidad que la asumible por el cohete.

Anoche, los primeros protocolos de lanzamiento volvieron a funcionar, pero se ejecutó una suspensión automática al detectar que los cables de la zona de carga que alberga la electrónica que se aplica a la navegación aérea y espacial no se habían separado de la nave para quedarse en la plataforma.

En el último segundo

La interrupción del lanzamiento se produjo en el último segundo de la cuenta atrás, cuando todos los indicadores apuntaban al despegue y se había iniciado la ignición. Según ha explicado Raúl Torres, director general y cofundador de PLD Space, las conclusiones preliminares apuntan a un primer retraso, “de unos 100 milisegundos”, en la liberación de las conexiones de helio. Este gas se utiliza en la industria aeroespacial para presurizar y endurecer la estructura de los cohetes y para forzar el abastecimiento de combustible en los motores.

Este mínimo retraso hizo que la operación coincidiera con la de la suela de los cables de aviónica, por lo que el programa automático de secuencia identificó un fallo suficiente para abortar el despegue, que se iba a producir, de no haberse producido este incidente, medio segundo después de la última liberación.

Momento exacto de la suspensión del lanzamiento, cuando la cuenta atrás había llegado a cero.
Momento exacto de la suspensión del lanzamiento, cuando la cuenta atrás había llegado a cero.PLD SPACE (via REUTERS)

La clave es que, salvo este problema surgido en una secuencia de tiempo casi inapreciable, el resto de los sistemas han funcionado a la perfección por lo que se puede considerar el intento de hoy como un ensayo general conocido como wet dress rehearsal (WRD). Esta prueba, previa a cualquier lanzamiento, asegura que todas las piezas del proceso encajan y funcionan como está previsto. Es como un ensayo general con vestuario en la ópera que permite simular todos los pasos del lanzamiento real, incluyendo la carga de propelentes, la presurización de los tanques e incluso el protocolo automático de aborto de la operación en los últimos minutos, como ha sido el caso esta vez.

Torres ha calificado de “éxito” el nuevo intento, aunque no se haya consumado. En un comunicado de la compañía explica: “Haber sido capaces de completar todos los procedimientos y llegar a la fase de auto secuencia en tiempo, arranque de motor y empuje nominal es un éxito. El 99,9% de todos los procesos han sido un éxito. Lanzar un cohete es muy difícil, pero cada vez estamos más cerca. Lo volveremos a intentar”.

PLD Space ha asegurado que toda la infraestructura se mantiene operativa y en “perfecto estado”, tanto la rampa de lanzamiento como el cohete y la carga de pago. El primer vuelo incluye dos experimentos propios y 100 kilos de material del Centro Alemán de Tecnología Espacial Aplicada y Microgravedad (instituto ZARM de la Universidad de Bremen).

Tras un análisis del fallo detectado en el último minuto, la empresa buscará una nueva oportunidad, la tercera, para lanzar el cohete, que supondrá el primero de una compañía privada europea en intentar tocar el espacio desde suelo continental.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Raúl Limón
Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense, máster en Periodismo Digital por la Universidad Autónoma de Madrid y con formación en EEUU, es redactor de la sección de Ciencia. Colabora en televisión, ha escrito dos libros (uno de ellos Premio Lorca) y fue distinguido con el galardón a la Difusión en la Era Digital.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_