Descubierta la flor más grande atrapada en ámbar

El análisis del polen de hace unos 38 millones de años permite identificar la planta a la que pertenecía

Flor atrapada en ámbar, descubierta por un farmacéutico en 1872 e identificada correctamente ahora gracias al análisis de su polen.
Flor atrapada en ámbar, descubierta por un farmacéutico en 1872 e identificada correctamente ahora gracias al análisis de su polen.Carola Radke, Museum für Naturkunde Berlin

Hace 150 años, un farmacéutico prusiano apellidado Kowalewski encontró una flor atrapada en ámbar cerca de la laguna del Vístula, en lo que hoy es oblast (departamento) de Kaliningrado, Rusia. Entonces, el botánico Robert Caspary la caracterizó, asignándola al género Stewartia, al que pertenecen apenas 20 especies de plantas actuales. De ahí que la llamaran Stewartia kowalewski. Ahora, dos investigadoras han redescubierto el ejemplar en un cajón de un instituto científico berlinés. La aplicación de la ciencia moderna ha permitido datar con relativa exactitud el espécimen e identificar a qué tipo de plantas pertenecía la flor más grande conservada en el ámbar.

Por su posición en el sustrato geológico, la S. kowaleski debió de verse rodeada por la resina de algún árbol, probablemente una conífera, hace entre 34 y 38 millones de años, según estiman las dos científicas que la han analizado. Impresionantemente conservada, la flor mantiene todas sus partes: corola, pétalos, sépalos, estambres, pistilo... y polen. No está aplastada ni fosilizada. El ámbar la ha mantenido en sus tres dimensiones. Con la ayuda de un escalpelo y mucho cuidado, la investigadora del Museo de Historia Natural de Berlín Eva-Maria Sadowski y su colega de la Universidad de Viena Christa-Charlotte Hofmann le arrebataron unos pocos granos de polen a la resina fosilizada. Su análisis, cuyos resultados han sido publicados en la revista científica Scientific Reports, les ha llevado a recolocar el espécimen en el árbol de la vida.

El detalle de la imagen permite observar la conservación en tres dimensiones de las partes de la flor, como los estambres y el propio polen.
El detalle de la imagen permite observar la conservación en tres dimensiones de las partes de la flor, como los estambres y el propio polen.Carola Radke, Museum für Naturkunde Berlin)

“La describieron como una Stewartia y hemos podido demostrar que el espécimen en realidad pertenece a las Symplocos, que es de una familia diferente (Symplocaceae, familia de las hojas dulces) que las Stewartia (Theaceae, la familia de las plantas del té)”, cuenta Sadowski, especializada en el estudio de vegetales en ámbar. Así que han propuesto que la flor sea clasificada como Symplocos kowalewski. Más allá de la mera clasificación, la identificación correcta les permite saber más de cómo era el entorno en el que floreció.

Para empezar, ni las Stewartia ni las Symplocos se dan hoy en Europa, así que hace una treintena de millones de años, la vegetación y el clima debían de ser muy diferentes. “Los ejemplos fósiles y existentes de Symplocaceae indican que la familia prospera en bosques húmedos mesofitos [un tipo de hoja] mixtos en climas templados cálidos a subtropicales, evitando las regiones áridas”, explica Sadowski. Gracias a esta flor y restos de otros vegetales también atrapados en ámbar, las autoras del estudio pintan un paisaje de esta zona del norte europeo “heterogéneo, que incluía pantanos costeros, ciénagas, bosques ribereños y bosques mixtos de coníferas y angiospermas [plantas con flores] entremezclados con áreas abiertas”. Y termina la científica alemana, “la Symplocos kowalewskii probablemente creció en los hábitats boscosos de este bosque de ámbar, pero también podría haber estado asociado con hábitats pantanosos”.

El misterio que no pueden resolver las investigadoras es cómo se ha podido conservar en tan buen estado una flor tan grande. Casi todas las flores atrapadas en ámbar tienen un diámetro de unos pocos milímetros, las demás se han conservado rotas. La corola de la S. kowalewskii alcanza los 28 milímetros. Hay flores más antiguas, de hace 130 millones de años, como las halladas en las serranías de Cuenca y Lleida, pero estas eran minúsculas. Aunque tres centímetros de diámetro puede que no parezcan mucho, no hay otra flor más grande conservada en el registro fósil, y menos en ese estado de conservación excepcional.

“La excepcional conservación [de la flor] pudieron provocarla las propiedades biocidas de la resina que la envolvió
Eva-Maria Sadowski, investigadora del Museo de Historia Natural de Berlín

Las investigadoras han intentado identificar el origen del ámbar sin éxito. Aparte de las coníferas, árboles presentes en la región cuando floreció la S. kowalewskii, hay pocas especies de plantas que secreten resina vegetal que mineralice y cristalice de esta manera. Esto facilitaría la identificación, por ejemplo, al comparar el ámbar fósil con el de especies actuales. Pero, como dice Sadowski, “el árbol originario de ámbar podría ser un género extinto que ya no existe”. Además, “durante la formación del ámbar, la resina cambia sus propiedades, por lo que las comparaciones con las resinas existentes son un desafío”, añade.

Para las autoras del estudio, la preservación de la flor solo ha sido posible por la confluencia de varios factores. Por un lado, como escriben en el estudio, “la excepcional conservación pudieron provocarla las propiedades biocidas de la resina que la envolvió, lo que inhibiría el proceso de degradación”. En cuanto a su conservación en el espacio, debieron desempeñar un papel tanto la viscosidad como la necesaria, pero no excesiva tensión de la resina para que no aplastara o rompiera la flor. Además, el ámbar encapsuló la flor justo en el momento de la antesis, es decir, durante la floración. Sin ese azar, no habría habido polen para identificar a la Symplocos kowalewski.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Miguel Ángel Criado

Es cofundador de Materia y escribe de tecnología, inteligencia artificial, cambio climático, antropología… desde 2014. Antes pasó por Público, Cuarto Poder y El Mundo. Es licenciado en CC. Políticas y Sociología.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS