la crisis del coronavirus
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La ciencia no basta

Los expertos en humanidades y ciencias sociales piden voz en la pandemia

Manifestación contra el uso de mascarillas en la Plaza de Colón, en Madrid, el pasado año.
Manifestación contra el uso de mascarillas en la Plaza de Colón, en Madrid, el pasado año.DAVID EXPOSITO
Más información
<p>La falta de atención puede ser una característica definitoria de un niño que exige un trabajo educativo, pero también el síntoma de un trastorno neurológico conocido como Trastorno de Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH). En estos casos, <strong><a href="https://elpais.com/elpais/2015/04/24/buenavida/1429867198_438275.html">las travesuras de los pequeños no son puntuales sino la consecuencia de una sintomatología muy variada,</a> </strong>la cual se manifiesta en problemas de conducta desproporcionados en comparación con los niños de su edad. Su influencia es muy importante, pues hace que los pequeños pierdan calidad de vida. </p> <p>Los niños con TDAH tienen dificultades para atender a cualquier regla, desde las que se imponen en el ámbito escolar a las de higiene cotidiana. <strong>El trastorno, que afecta a cerca de un 10% de la población infantil, según la Fundación Cadah, puede ocasionar problemas de socialización.</strong> El jefe de Psiquiatría infantil del Hospital Sant Joan de Deu de Barcelona y coordinador de la <a href="http://www.guiasalud.es/GPC/GPC_574_TDAH_IACS_compl.pdf" rel="nofollow" target="_blank">Guía de Práctica Clínica del TDAH del Ministerio de Sanidad, </a>José Ángel Alda, explica que el diagnóstico precoz del trastorno "evita la cronificación, y que su tratamiento debe ser psicopedagógico y, en algunos casos, también farmacológico". </p> <p>Un problema importante con el que tienen que lidiar los padres que dudan acerca de si sus hijos tienen TDAH o no emana de la percepción social de que se trata de un trastorno inventado por el sector farmacéutico. El consenso mayoritario en la comunidad científica es que se trata de un déficit en las funciones ejecutivas del cerebro, por lo que la consulta médica es la opción más sensata en caso de que tengan la mínima duda. <strong>Los psicólogos necesitan mucho tiempo de trabajo para diagnosticar este trastorno, pretender hacerlo en casa es una aspiración poco recomendable.</strong> </p> <p>Además, el coordinador de la <a href="https://www.fundacioncadah.org/web/" rel="nofollow" target="_blank">Fundación Cadah,</a> Amaro Camús, advierte de la abundante <strong>desinformación en internet sobre el TDAH, lo que provoca que muchas familias retrasen o abandonen los tratamientos.</strong> No siempre hace falta la medicación, pero "su diagnóstico requiere mucho tiempo con el paciente y la atención de profesionales involucrados en su tratamiento", recuerda Camús. </p>
La psiquiatría infanto-juvenil reivindica su reconocimiento como especialidad en plena pandemia

No es difícil encontrar investigadores que se mofan de la filosofía. Un chiste de científicos dice “¿en qué se diferencia un filósofo de un físico teórico? Pues en que el filósofo trabaja con un lápiz y un papel, y el físico teórico trabaja con un lápiz, un papel y una papelera”. El chascarrillo pone de relieve el carácter provisional de la verdad científica, su permanente confrontación con el mundo, su destino final en esa papelera que no tienen los filósofos. “Las únicas verdades absolutas son las verdades matemáticas”, solía decir el físico Jorge Wagensberg, y tenía razón. No ya en la filosofía, sino ni siquiera en la ciencia, hay una sola teoría que haya durado cinco milenios, como el teorema de Pitágoras. Cuando un matemático demuestra un teorema ha grabado una verdad en un muro de granito, eterna e inmutable como el amanecer.

Con su característica mala uva, Francis Crick, premio Nobel en 1962 por el descubrimiento de la doble hélice del ADN, declaró en 2006 a la escritora Susan Blackmore: “Los filósofos suelen hacer buenas preguntas, pero carecen de técnicas para responderlas”. Se aduce a veces, admite Crick, que el objetivo central de un filósofo es tratar con los problemas no resueltos, pero añade que es la ciencia quien acaba resolviéndolos. En mi línea favorita, el descubridor de la doble hélice asegura que la única excepción a esa norma es Einstein, a quien se puede considerar un filósofo que no pensaba en palabras, sino en imágenes y ecuaciones. Esto no es ya un dardo envenenado, sino un torpedo en la línea de flotación de la filosofía. Si el único filósofo de la historia que ha tenido éxito es un científico, pues tú me dirás lo que queda para los herederos de Sócrates.

Yo, lo confieso espontáneamente, no querría vivir en un mundo sin filósofos, ni sin escritores ni sin artistas

Yo, lo confieso espontáneamente, no querría vivir en un mundo sin filósofos, ni sin escritores ni sin artistas. Más aún, creo que hay filósofos contemporáneos –Daniel Dennett, Michael Ruse, Jesús Mosterín— que han permanecido muy atentos a la ciencia y han publicado libros que la analizan y la exponen al público culto con una claridad de pensamiento extraordinaria. Es verdad que no tienen un laboratorio para encontrar las respuestas, pero sus meras preguntas pueden estimular a los científicos a resolverlas. Y además hay muchas otras cuestiones, de la ética al hedonismo, en que ‘los de letras’ tienen más que decir que los científicos.

El director ejecutivo de la Academia Británica de Londres, Hetan Shah, formado en Oxford en filosofía, política y economía, quiere introducir a ‘los de letras’ en el debate y la gestión de la pandemia en el mundo. La Academia Británica se fundó en 1902 y se dedica a promover las humanidades y las ciencias sociales. Shah arguye en Nature que los políticos no solo necesitan a los científicos, sino también a los expertos en humanidades y ciencias sociales. “La ciencia nos da vacunas”, dice, “pero las humanidades nos ayudan a conocer las realidades sociales, como las dudas sobre la vacuna”. Da que pensar.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS