Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La reinvención de la barra libre a pedales

Los multitándem para hacer turismo por el centro de Madrid bebiendo cerveza se han adaptado a la legislación, pero siguen recibiendo críticas de vecinos del centro

Tours en tándem de "bicibirras".
Tours en tándem de "bicibirras".

A los vehículos más o menos habituales en las calles del centro de Madrid, se suman en la calzada en algunos momentos del día un grupo de bicicletas en tándem en el que los usuarios, turistas, pasean mientras beben cerveza. Antes eran tándem de hasta 18 personas. Desde hace un año y medio, solo pueden ir de cuatro en cuatro, además de un guía como conductor. Unos vehículos que ahora cumplen con la ordenanza de movilidad pero que no son bien vistos por las asociaciones de vecinos de la zona centro.

“A la gente le encanta la combinación de litros de cerveza, ejercicio, música a tope y ver Madrid. Es muy difícil conseguir una actividad que tenga todas esas cosas, por eso resulta memorable”, señala Sacha Lefelvre, de 33 años, que creó en 2012 Bbike. Ha tenido que transformar su negocio de  bicicletas multitándem con grifo de cerveza incorporado para adaptarlo a la Ordenanza de Movilidad Sostenible, que establece desde 2018 que por motivos de seguridad vial queda prohibido circular con ciclos de más de cinco ocupantes, "incluyendo ciclos múltiples en ocasiones utilizados para la celebración de fiestas o itinerarios turísticos o recreativos”.

Los vehículos de la compañía.
Los vehículos de la compañía.

Entonces, los agentes de la Policía Municipal inmovilizaron cuatro 'bicibirras' e inspeccionaron la sede de la empresa titular de los vehículos, How are you S.L. “Cuando se han detectado, se han inmovilizado. En el momento en que se les detecte, si sigue funcionando alguna empresa (quizá por desconocimiento de la prohibición), se les sancionará”, explica un portavoz de la Policía Municipal. Estas circunstancias obligaron a Lefelvre a alterar algo el plan inicial y hacer las bicicletas más pequeñas. Y, con ello, varió el tipo de clientela. "Ahora vienen más mujeres que hombres”, señala. También cambió de nombre su empresa y así fue como Urban Safari empezó a circular por las calles de Madrid.

Aunque legalmente este tipo de negocios puedan funcionar en Madrid, algunas asociaciones de vecinos de los barrios del centro de la capital se muestran contrarios. “Somos un parque temático y nadie pone coto sobre el parque de atracciones, por lo que cualquiera puede hacer lo que quiera sobre la marcha. Ocupan el espacio público violentando los derechos de los vecinos y abusando de la permisividad de las autoridades”, afirma Jordi Gordon, portavoz de la Asamblea Ciudadana del Barrio de Universidad y SOS Malasaña. Lefevre se defiende: “Los vecinos que dicen que Madrid es un parque temático deberían estar felices con esto. Hay que hacer actividades para que la capital sea más atractiva para los turistas. No podemos tener solo un bus turístico para la gente que viene a conocer Madrid, porque España vive del turismo”.

La asociación de vecinos del Barrio de Las Letras y Sol tampoco está de acuerdo con este tipo de tours: “Sufrimos los grupos con la música a todo volumen, sufrimos los que vienen de despedida de soltero y los pisos turísticos. Estas actividades no aportan nada al barrio y si deterioran la convivencia”, dice su portavoz, Víctor Rey.

Urban Safari cuenta en este momento con 14 bicicletas de un metro de ancho por dos metros de largo. Los escorzos imposibles que hacen los turistas para lograr el selfi perfecto dan la sensación de que en cualquier momento el vehículo va a volcar. El tour, según la empresa, está pensado para que se haga un poco de ejercicio, pero que sea accesible a cualquiera sin importar su condición física. 

El precio por 45 minutos sobre bicicleta, con música desde los altavoces incorporados y medio litro de cerveza incluida, son 75 euros. La actividad incluye medio litro de cerveza. Con litro, sube a 80 euros y si los clientes quieren barra libre durante el trayecto, 90 euros. Los tours, que se pueden hacer desde las 11.00 hasta las 21.00 todos los días del año, salen desde Atocha, pasan por la plaza de Jacinto Benavente y llegan hasta el Mercado de San Miguel pasando por Plaza Mayor. Una vez en la Puerta del Sol, se convierten en el centro de atención de todos los transeúntes. Acaban su recorrido después de pasar frente a los leones del Congreso de los Diputados.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información