El Parlament aprueba crear una comisión de estudio sobre la petroquímica

La propuesta nace tras el accidente de la empresa IQOXE y ha sido aprobada por unanimidad

Instalaciones de la fábrica IQOXE en Tarragona.
Instalaciones de la fábrica IQOXE en Tarragona.JOSEP LLUÍS SELLART

La imagen es bastante insólita: todos los diputados del Parlament puestos en pie y aplaudiendo a la tribuna del público donde estaban sentados vecinos, ediles y trabajadores de las químicas de Tarragona. La Cámara catalana ha aprobado este mediodía crear una comisión de estudio sobre la seguridad en la industria petroquímica y de los planes de emergencia exterior tras el grave accidente registrado el 14 de enero en la empresa IQXOE que se saldó con la muerte de tres personas y heridas a otras siete. La comisión se ha aprobado por 129 votos a favor y ninguno en contra.

Más información
Los Mossos registran la empresa Ercros en un operativo en la petroquímica de Tarragona
Tarragona deja de recibir 2,6 millones de la petroquímica
Los alcaldes de Tarragona piden más controles en la petroquímica

La comisión de estudio estará integrada por todos los grupos y su informe final será elevado a la Mesa del Parlament. Su grado de competencia es, por tanto, inferior a la de una comisión de investigación, que sí que tiene la capacidad de poder convocar testigos y que sus conclusiones sean aprobadas por el Pleno. El PP ha sostenido que hubieran preferido que se creara una comisión de investigación. Fuentes del PSC apuntaron que se ha optado por la otra fórmula por ser más ágil y en previsión de que la legislatura puede expirar en cualquier momento.

El debate ha dibujado una inédita unanimidad al coincidir todos los diputados en que el accidente ha generado un “cambio de paradigma” después de que una plancha de acero de una tonelada saliera disparada como un misil, recorriera 2,6 kilómetros y acabara con la vida de un vecino cuando estaba en su casa de Torreforta. Y han compartido también el criterio de que solo el azar, con todo el metal dispersado, evitó la catástrofe cuando acabó dispersado a cientos de metros o en el campo de fútbol de Bonavista donde estaban entrenando niños.

"Necesitamos industria pero eso no les da licencia para negligir a as malas empresas", afirma Castillo, del PSC

La sesión ha reflejado de hecho  un sinfín de interrogantes por despejar:  por qué no sonaron las sirenas de aviso a la población; que es lo que falló en la química; cuánto tiempo se tardó en descubrir la nube tóxica o por qué la dirección de la empresa tardó una hora en contactarse con Protección Civil. Yolanda López, diputada de En Comú Podem, ha lamentado que solo existan "cuatro" trabajadores en Protección Civil. "¿Creen que así se pueden cubrir las posibles alertas?", se ha preguntado. "Necesitamos industria pero eso a las malas empresas no les da licencia para negligir", ha afirmado el socialista Carles Castillo, que ha agregado que Protección Civil carecía de información sobre los expedientes que había realizado Inspección Trabajo en la empresa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Castillo ha afirmado que los vecinos de Torreforta de la zona afectada por la explosión continúan con las ventanas sin cristales por culpa de las disputas entre aseguradoras y ha revelado que la familia de Sergio, el frutero que perdió la vida, aún no ha podido regresar a su casa. Tras admitir que la explosión ha evidenciado que la población no sabe como actuar en caso de accidente, Raquel Sans, de ERC, ha matizado después que el Ayuntamiento de Tarragona ofreció a los vecinos ayuda psicológica y una alternativa de vivienda. El alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, ha presenciado el debate desde el palco.

¿Creen que con solo cuatro trabajadores en Protección Civil se pueden cubrir las alertas?, se pregunta Yolanda López, de los comunes

Vidal Aragonès, de la CUP, ha reclamado que la comisión actúe sobre el terreno para saber de primera mano lo que ocurre y mirar a los ojos de los vecinos. "Asumimos la reivindicación de la plataforma Cel net", ha afirmado. Sans ha admitido que los ciudadanos no saben cómo actuar tras un accidente así y ha reclamado que se despejen un sinfín de lagunas sin resolver como cuándo se supo que no había riesgo de nube tóxica. "Fue un episodio grave y hay que dar respuestas claras al sector y a la población", ha agregado Teresa Pallarès, que no ha omitido el impacto económico que tiene la industria química en la ciudad y que sus empleados cobran una media de 37.000 euros al año.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS