Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La costumbre de no hablar catalán por el “aspecto físico”

La alcaldesa de Vic y diputada de JxCat pide que no se use el castellano con “alguna persona que por su nombre no parece catalana”

La consejera de Cultura de la Generalitat, Mariàngela Vilallonga y el president de la Generalitat, Quim Torra, este martes en el Parlament. En vídeo, declaraciones en el Parlament de la alcaldesa de Vic.

La diputada de Junts per Catalunya y alcaldesa de Vic por esa formación Anna Erra ha desatado este miércoles  la polémica al referirse sin demasiado tino a uno de los temas más sensibles en Cataluña: el uso del catalán o el castellano entre la población, según la procedencia de los ciudadanos.

Durante la sesión de control al Govern, la parlamentaria ha asegurado: “Hemos de concienciar a los catalanes autóctonos de que hay gente nacida fuera que quiere y es necesario que aprendan el catalán, y poner fin a la costumbre muy presente en determinadas zonas del país de hablar siempre en castellano con cualquier persona que por su aspecto físico o por su nombre no parece catalana”.

La intervención de la diputada venía a cuento de una pregunta que llevaba escrita formulada a la consejera de Cultura, Mariàngela Vilallonga, a propósito de la campaña No em canviïs la llengua (No me cambies la lengua), que anima a los catalanohablantes a utilizar, por defecto, el catalán con las personas de origen extranjero y a no cambiar directamente al castellano por suponer que no entienden la lengua catalana.

Se trata de una campaña presentada en septiembre del año pasado impulsada por la activista Rosario Palomino y que la consejera valoró “muy positivamente”, sin hacer ningún tipo de referencia como la que había escuchado poco antes de su compañera de bancada.

La oposición carga contra Anna Erra

La oposición cargó contra la intervención de la diputada Anna Erra. “Cuando crees que ya lo has oído todo, siempre hay algún diputado separatista que supera la miseria”, escribió en Twitter Alejandro Fernández, presidente del PP catalán que se sienta en el hemiciclo justo detrás de la parlamentaria de JxCat.

“Por desgracia, a los racistas no se les identifica por sus características físicas”, aseguró el diputado del PSC Pol Gibert. Por su parte, la presidenta del grupo de los comunes, Jéssica Albiach, aseguró que abrir el debate sobre “quien parece o no catalán es desconocer que Cataluña es diversa y mestiza”.

Según la diputada y alcaldesa, “una de las costumbres y un gran defecto de muchos catalanoparlantes es el de cambiar de lengua” y pasar a hablar castellano “cuando el interlocutor que tienen delante les parece que es extranjero o no habla catalán”. Erra considera que se trata de “una confusión existente entre los catalanes que perjudica gravemente nuestra lengua” porque, en su opinión, piensan que “dirigirse a alguien en castellano es un acto de respeto, y no es así”. La consecuencia de esta actitud, ha añadido es cuando se cambia de idioma se “evita que los que lo quieren aprender no puedan hacerlo”. Por ello, Erra ha vaticinado que “cada vez será más difícil que el catalán crezca” si “no consigue seducir nuevos hablantes y hacerse habitual entre ellos”.

En su respuesta, la consejera de Cultura de la Generalitat se ha refirido también a la última encuesta de usos lingüísticos de la población de 2018, según la cual unas 900.000 personas nacidas en el extranjero han manifestado interés por aprender catalán.

La campaña No em canviïs la llengua tiene un perfil de Twitter  y de YouTube con más de 10.000 seguidores que se define así: “Somos los catalanes nacidos en todas partes defendiendo la lengua que nos une, que nos iguala, que nos hermana: la lengua catalana”. La directora general de Política Lingüística de la Generalitat, Ester Franquesa, siguió la intervención de la consejera desde la tribuna de invitados del Parlament y expresó su apoyo a la campaña y a la “fuerza de los ciudadanos aprendiendo la lengua catalana”.

Horas después de pronunciar sus polémicas frases, la diputada de Junts per Catalunya ha dado marcha atrás. “Lamento que mi intervención en el Parlament se haya malinterpretado y pido disculpas a quien haya podido molestar”, escribió en su cuenta de Twitter.

Ciudadanos ha respondido a la intervención de la diputada con dos iniciativas parlamentarias. En una reclama al presidente de la Cámara, Roger Torrent, “que garantice la igualdad de todos los diputados y condene la utilización de expresiones supremacistas y racistas”. La otra es una propuesta de resolución instando al Parlament a actuar en ese mismo sentido por aludir al “aspecto físico” de los catalanes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >