Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas protestan contra la ley valenciana del plurilingüismo

A la manifestación en Orihuela se sumaron ayer representantes del Partido Popular, Ciudadanos y Vox

Más 15.000 personas, según la Policía Local, se sumaron ayer por la tarde a la manifestación convocada por la FAPA Gabriel Miró en el municipio alicantino de Orihuela bajo el lema "Por el derecho a elegir lengua vehicular" en las aulas, y han reclamado la derogación de la Ley de Plurilingüismo de la Generalitat Valenciana.

La protesta estaba impulsada por las asociaciones de madres y padres junto al Foro Por el Derecho a Elegir Lengua Vehicular, participado por Concapa, la propia Fapa Gabriel Miró y la asociación Idiomas y Educación y contó con representantes de formaciones políticas del PP, Ciudadanos y Vox.

Los convocantes de la protesta defendieron el derecho de sus hijos a "estudiar en la lengua elegida, en especial el castellano, ya que es la lengua materna de unos alumnos que ahora son discriminados y relegados" por la Ley 4/2018 de plurilingüismo en la Comunidad Valenciana", implantada desde hace dos cursos en Infantil y Primaria y que, en 2021, se ampliará a todos los niveles de enseñanza.

Los manifestantes han reclamado que se aplique el derecho del Artículo 27 de la Constitución Española, en el que se reconoce la libertad de enseñanza, reconocido también por la Organización de las Naciones Unidas y presente en la declaración Universal de los Derechos Humanos, que afirma que los padres tendrán derecho a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.

Asimismo, han denunciado que "no hay país de nuestro entorno en el que los niños no puedan recibir la educación en su lengua materna, si se trata de la lengua común y oficial del Estado", y han advertido de que esta "discriminación" además genera "fracaso escolar".

Para los convocantes de la manifestación la ley, por tanto, supone una práctica "improcedente e inaudita" y defienden que "el castellano se encuentra entre una de las tres lenguas más importantes del planeta".

Durante la marcha han reclamado además, mediante lemas en pancartas, que "el programa lingüístico se elabore de acuerdo al contexto lingüístico del centro" y sea resultado de "un proceso participativo de decisiones de las familias".

Para ello, exigen la derogación de la ley y la apertura de un proceso de diálogo para elaborar "una nueva ley de máximo consenso social", que tenga en consideración el derecho a la exención regulado en la Ley 4/1983 de uso del valenciano.

A la manifestación se han sumado representantes de distintas formaciones políticas, entre ellas el Partido Popular, Ciudadanos y Vox, y organizaciones cívicas. La presidenta del Partido Popular en la Comunitat Valenciana, Isabel Bonig, ha señalado que, tras la "masiva respuesta ciudadana contra la imposición lingüística", espera que el president de la Generalitat, Ximo Puig, le llame para pactar una nueva ley.

A la protesta ha acudido también el diputado autonómico de Ciudadanos (Cs) en Les Corts Valencianes, Toni Cantó, quien ha anunciado que su formación llevará al Parlamento Europeo en Bruselas la Ley de Plurilingüismo por "vulnerar el derecho fundamental a la libertad".

"Tenemos dos lenguas cooficiales", dice Puig

El presidente de la Generalitat y líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig, ha afirmado que la Ley de Plurilingüismo se ha concebido "desde el primer momento" como "una propuesta abierta, consensuada, que no quiere confrontar sino que solo tiene un objetivo: que los niños y niñas valencianos, cuando acaben su etapa de formación, sepan castellano, valenciano e inglés", informa Europa Press.

Así se ha pronunciado Puig este sábado al ser preguntado por las protestas convocadas este sábado contra esta normativa. El presidente ha incidido en que "esta es la única vocación que tiene esta ley, que se ajusta a los criterios del Tribunal Constitucional, a todos los criterios normativos y se ajusta, incluso, a aquello que decía la oposición hace unos años".

En este sentido, ha asegurado no comprender "por qué se quiere llevar esto al combate y a un espacio que no es razonable" y ha reivindicado: "la lengua es una puerta que se nos abre al mundo".

"No se puede ir contra el valenciano como no se puede ir contra el castellano; tenemos dos lenguas oficiales y eso es una gran suerte para la Comunitat Valenciana, es una riqueza", ha aseverado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >