Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid abre una guerra preventiva con el Gobierno de Pedro Sánchez

El Ejecutivo de Díaz Ayuso, que no ha aprobado ninguna ley y ha prorrogado sus cuentas, se centra en criticar a la coalición de PSOE y Podemos por su supuesto ataque a la región

Pedro Sánchez e Isabel Díaz Ayuso durante el Día de las Fuerzas Armadas. En vídeo, la presidenta de la Comunidad de Madrid e Ignacio Aguado piden a Sánchez que no minen sus libertades. FOTO: EFE | VÍDEO: EP

"Madrid está en peligro". Corre julio, los partidos entran en el verano sin elegir presidente, e Isabel Díaz Ayuso intenta espolear a Cs y Vox con un fantasma: Pedro Sánchez. Cinco meses después, el líder del PSOE estrenó ayer el consejo de ministros del Gobierno de coalición con Podemos mientras los consejeros del Ejecutivo de Madrid —formado por el PP y Cs— acudían a la Real Casa de Correos como quien va a apagar un fuego. Madrid está sumida en la parálisis legislativa —sin ninguna ley aprobada y con los Presupuestos prorrogados— pero PP, Cs y Vox llevan cinco meses criticando el supuesto ataque al sistema fiscal, educativo y sanitario regional de un Gobierno central que solo gobierna desde ayer.

"Frente al Gobierno del insomnio y la incertidumbre de Sánchez, seremos el Gobierno de la estabilidad y de las buenas noticias", escribió ayer Ignacio Aguado, el vicepresidente regional, de Cs, que comparte con el PP la estrategia de convertir a la región en el contrapeso del Gobierno nacional y en el escaparate de sus políticas para toda España.

El plan, sin embargo, se enfrenta a grandes dificultades. Primero: toda la sintonía que PP, Cs y Vox han demostrado para sumar sus votos en Andalucía se ha transformado en desencuentros en Madrid. Segundo: la histórica fragmentación de la Cámara madrileña, donde por primera vez hay seis grupos, complica la aprobación de cualquier reforma. Y tercero: como consecuencia, en los plenos de la Asamblea se habla de Madrid... y también se habla mucho de España.

La Cámara —donde los diputados se arremangan a diario para trabajar en los problemas regionales en las comisiones— ha votado para instar al Gobierno de la nación a ilegalizar a los partidos separatistas que atenten contra la unidad de la nación; incluir a los Comités de defensa de la República (CDRs) en la lista de organizaciones criminales de la UE; recuperar las competencias penitenciarias del Estado en Cataluña; garantizar que no se indultará a condenados por sedición y rebelión; o respetar la Constitución y la unidad de la nación.

Cataluña, sin embargo, no ha sido el único tema nacional que ha ocupado a los diputados madrileños mientras PP, Cs y Vox no lograban ponerse de acuerdo ni para aprobar una medida en la que en teoría coinciden: una rebaja de impuestos valorada en 16 millones que iba a afectar a 30.000 madrileños.

Así, a Díaz Ayuso le han preguntado en las sesiones de control por la exhumación del dictador Francisco Franco; por el futuro del Valle de los Caídos; o por cómo podía contribuir la Comunidad a la unidad y la cohesión de España. Al calor de esos temas nacionales, que facilitan la confrontación con Sánchez, la Cámara regional y la política madrileña se han llenado de alusiones hirientes contra el líder del PSOE y de debates sobre los supuestos ataques que dirigirá el Gobierno de la nación contra la Comunidad.

"El usurpador"

"Pedro el usurpador de más de 500 millones de euros de todos los madrileños", le llamó la diputada popular Yolanda Estrada a cuenta de las inversiones estatales no ejecutadas en vivienda.

"Si Madrid quiere ser un bastión contra las políticas sanchistas...", enunció Rocío Monasterio, de Vox.

"Mientras la Comunidad de Madrid esté gobernada por PP y Cs, por proyectos liberales, el proyecto totalitario de Sánchez no se va a poder culminar", remató la presidenta regional en la cena de Navidad de su partido.

¿Qué propuestas del nuevo Gobierno nacional inquietan a Díaz Ayuso, que aún no ha logrado entrevistarse con Sánchez?

El Ejecutivo de PSOE y Podemos quiere habilitar a Comunidades y Ayuntamientos para limitar los precios de los alquileres, combatiendo el alza abusiva de las rentas (eso no obliga a estas administraciones a hacer nada). También pretende revisar la Ley 15/1997, que es la que ha permitido la inclusión de cinco hospitales de gestión privada en la red pública sanitaria regional (nadie ha detallado el sentido de la modificación ni que sea retroactiva). Los proyectos de implementar una tributación mínima por el impuesto de sociedades, o de eliminar exenciones, son interpretados por la presidenta como una amenaza a la actividad empresarial de Madrid. Finalmente, el Gobierno plantea "resolver las asimetrías" en la financiación de las Comunidades: Díaz Ayuso ve en esa expresión una puerta abierta a homogeneizar en todas las regiones impuestos como el de donaciones y sucesiones (que casi no existen en Madrid).

Antes de que surjan esos conflictos, Madrid ya ha entrado en una guerra preventiva.

Choque por la financiación autonómica

El enfrentamiento verbal se ha materializado ya en acciones concretas. La Comunidad pleitea en la Audiencia contra el Gobierno para recibir 377 millones por la liquidación del IVA de 2017, y se plantea hacerlo por otros 54 de las entregas a cuenta. Ya logró recibir 127 millones del consorcio de transportes que reclamaba, y 679 millones de las entregas a cuenta de 2019.

ISABEL DÍAZ AYUSO: "Madrid está en peligro"

"Lo llevo diciendo semanas: Madrid está en peligro y estamos ante un reto decisivo. Nuestra región no puede pararse ni es moneda de cambio de ninguna negociación que nada tiene que ver con los intereses del corazón de España”, dijo el 10 de julio la presidenta de la Comunidad de Madrid. En agosto, durante el pleno de investidura, amplió: “Madrid no va a permanecer callada ante este proyecto totalitario por mucho que el actual Gobierno de la Nación prefiera mirar para otro lado”.

Aguado: "Protegen a los que atacan"

"Lo que hacen ustedes es proteger a los que atacan, amparar a los filoetarras, defender a los que quieren quebrar la convivencia en España y en Cataluña", le espetó el hoy vicepresidente a la bancada del PSOE en los plenos del verano

Javier Fernández Lasquetty: "Hay un ataque directo"

“Señoría, eso que llaman armonización fiscal, que pretende Pedro Sánchez (...) no es otra cosa que un ataque directo a la autonomía financiera, por cierto, de todas las comunidades autónomas, pero en este caso dirigido claramente contra la Comunidad de Madrid, a la que el Partido Socialista ha puesto en la diana probablemente porque es el espejo de cómo se pueden hacer las cosas de una manera absolutamente diferente, con unos resultados mucho mejores”, dijo el 12 de diciembre el consejero de Hacienda y exjefe de gabinete de Pablo Casado.

Carlos Izquierdo: "El gran problema se llama Sánchez"

"El gran problema que tenemos se llama Pedro Sánchez y se llama Partido Socialista y la Presidenta lo ha dicho muchas veces, porque no está dando lo que debe a la Comunidad de Madrid y entonces el pago a proveedores, el pago medio a proveedores se ha disparado”, opinó en un pleno de noviembre el diputado popular, que fue consejero de Medio Ambiente en el anterior Gobierno regional. 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información