Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANIVERSARIO

Las Cortes Valencianas celebran los 500 años de su sede, el Palau dels Borja

La presidencia negocia la adquisición de las seis escrituras originales del edificio construido a finales del siglo XV

El Palau dels Borja, sede de las Cortes Valencianas, con un espectáculo a las puertas en una imagen de archivo.
El Palau dels Borja, sede de las Cortes Valencianas, con un espectáculo a las puertas en una imagen de archivo.

Las Cortes Valencianas negocian con los propietarios la adquisición de las seis escrituras originales del Palau dels Borja, un edificio de finales del siglo XV, sede oficial del Parlamento valenciano desde finales los años 80, ha confirmado el presidente de la institución, Enric Morera, quien ha avanzado que en 2020 se conmemoran los 500 años de vida de un edificio construido como residencia de la familia Borja.

La institución está en conversaciones con los dueños de los documentos originales, cuya autenticidad ha sido comprobada por  expertos, y si llegan a un acuerdo satisfactorio -la familia propietaria prefiere mantenerse de momento en el anonimato-, el Parlamento comprará las escrituras por un precio simbólico y estas serán custodiadas por el Arxiu del Regne, ha dicho el presidente.

Uno de los objetivos de las Cortes, ha subrayado Morera, es aumentar el grado de conocimiento entre la sociedad del Parlamento, de su composición, funcionamiento y de la importancia histórica de la que es su sede oficial, que el año próximo cumple cinco siglos desde que se terminó en el año 1520.

El Palau dels Borja es un edificio exponente del gótivo civil, construido a finales del siglo XV como residencia de los duques de Gandia, familia a la que ha estado vinculado desde siempre. El palacio se edificó sobre la antigua Escola d'Art i Gramàtica de València, en el año 1408.

Desde su creación, en 1399, el ducado de Gandia pertenecía a la casa real hasta que en 1484 Fernando el Católico la vendió a Pere Lluís Borja e incluyó el castillo de Bairén, la ciudad de Gandia y la residencia de los duques en Valencia, frente a la Iglesia de Sant Llorenç.

El edificio ha tenido desde entonces diferentes usos, además de la de residencia: a finales del siglo XVIII se utiliza para la representación de óperas por parte de compañías italianas itinerantes y también para bailes de gala. Ante el desinterés de sus dueños, la Corona intenta comprarlo en 1799 para establecer la sede de Capitanía General que, al final, se instalaría en el Palacio del Real.

En el siglo XIX, el entonces propietario duque de Osuna lo vende a un industrial proveniente de una familia catalana establecida en Valencia. Ante la ruina del edificio, la Academia de San Carlos aprueba el proyecto del nuevo propietario de convertirlo en una fábrica de hilaturas.

Con el fin de la dictadura franquista "se abre un periodo de incerteza sobre el destino del edificio", explican las Cortes. En 1977 se pensó en instalar en el Palau dels Borja los servicios técnicos del Gobierno Civil, pero finalmente alojaría la presidencia del Consell del País Valencià, el gobierno preautonómico. En 1983 se plantea al Ministerio del Interior la cesión del edificio para alojar la futura sede del Parlamento valenciano. En 1988 se encarga a los arquitectos Manuel Portaceli y Carles Salvadores la remodelación general del recinto y la construcción del nuevo hemiciclo, que se inaugura en 1990.

Una comisión de la DANA

La comisión especial de las Cortes Valencianas que estudiará las medidas de prevención de los riesgos de inundaciones en la Vega Baja en materia territorial, urbanística e hídrica se constituirá el próximo 27 de enero en Orihuela, una de las zonas mas afectadas por la DANA de septiembre.  Así lo ha avanzado a los periodistas este lunes el presidente, Enric Morera, quien ha valorado que la política "no esté solo en las urgencias", sino también en este tipo de cuestiones "que son también importantes, como prevenir y analizar con rigor los efectos de la dana en nuestro territorio".

Ha destacado que el objetivo de esta comisión será poner "luces largas", mirar y analizar cuáles son los efectos de estos episodios climáticos que tanto afectan a la Comunitat Valenciana.  La comisión, que fue aprobada con el apoyo de todos los grupos parlamentarios excepto Vox, tendrá como objetivos analizar cómo se ha realizado la gestión hídrica, territorial y urbanística que afecta a la Vega Baja durante las últimas décadas desde la perspectiva de la prevención de riesgos de inundación.

También conocer las causas y el alcance de las inundaciones de septiembre, así como el alcance económico de los daños producidos y estudiar las actuaciones que se deben hacer por las diferentes administraciones públicas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >