Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ERC resalta que su objetivo final es la autodeterminación

El presidente de los republicanos en el Parlament, Sergi Sabrià, dice que el partido prioriza "un buen acuerdo en contenido" con el PSOE antes que uno rápido

El diputado de ERC Sergi Sabrià, este sábado en Barcelona.

Esquerra Republicana, en plenas negociaciones con el PSOE por la investidura de Pedro Sánchez, ha elevado este sábado el tono prudente de los últimos días y ha resaltado que el objetivo final de sus conversaciones con los socialistas es pedir una mesa de negociación entre gobiernos que trate sobre la amnistía y la autodeterminación. En los últimos días, los republicanos se habían mostrado más precavidos a la hora de reclamar abiertamente estos dos puntos, que para el PSOE no son negociables. El presidente de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, ha recordado que su partido prioriza “un buen acuerdo en contenido, antes que un acuerdo rápido”, y, pese a celebrar el buen clima de las negociaciones, ha destacado que si no se incluyen estas dos condiciones mantendrán su voto negativo a la investidura. “Si el pacto llega en diez días, será una noticia excelente, si llega en dos o tres meses, también, y si no llega, nadie podrá decir que ERC es responsable de ir a terceras elecciones”, ha dicho.

La urgencia con la que Sánchez quiere alcanzar un acuerdo y echar a andar el gobierno de coalición con Unidas Podemos contrasta con la pausa con la que enfrentan las negociaciones los diputados independentistas de ERC. Sus 13 escaños son claves para que prospere la investidura, y no quieren que sean a cambio de nada. En las conversaciones, ambas partes han constatado sus diferencias, aunque se han emplazado a seguir negociando.

La próxima reunión entre PSOE y ERC será el martes, día en que los socialistas también se reunirán con Junts per Catalunya. ERC reclama a los socialistas que se comprometan a, por un lado, fijar un calendario de negociaciones para solucionar el conflicto político en Cataluña, y a que esta sea una mesa de negociaciones “donde se pueda hablar de todo”, con garantías y de igual a igual, es decir, entre el Gobierno del Estado y el Gobierno catalán. “Nosotros no vamos a engañar a nadie, a esa mesa de negociación iremos con la amnistía y el derecho a la autodeterminación”, ha dicho Sabrià.

El diputado ha asegurado que a los republicanos no les importa si las negociaciones se alargan, y ha afirmado que a su partido no le incumbe la gobernabilidad de España sino dar con una solución política al conflicto. “En la primera reunión hubo buen clima de negociación, pero de aquí a que ERC opte por la abstención hay un largo camino”, ha avisado.

Sabrià ha justificado su tono más duro con el hecho de que, en plenas negociaciones, el Tribunal de Cuentas haya citado a declarar a 27 personas por el 1-O. “Es el tribunal más politizado de España, y sabemos que podría no haberse producido esta citación”, ha afirmado. “Nosotros estamos dispuestos a sentarnos a negociar tantas veces como haga falta, pero no pueden acompañar la negociación con un calendario de represión”, ha avisado.

Sobre la composición que debería tener la mesa de negociación que reclama ERC, Sabrià ha intentado zanjar la polémica con Junts per Catalunya, sus socios en el Govern. El viernes, la diputada de los neoconvergentes Laura Borràs acusó de deslealtad al vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, por sugerir que no era necesario que el presidente Quim Torra estuviese en la mesa de negociación. Borràs rectificó poco después pero dijo que el espacio independentista tiene que reflexionar. “Si Laura Borràs necesita reflexionar que reflexione. En cualquier caso, agradecemos que rectificase, porque se equivocó en sus palabras. La mesa que proponemos tiene que ser entre instituciones, es lo de menos quién se acaba sentando en la mesa en el día a día”, ha dicho Sabrià, que matiza: “Si hay un acuerdo, este tiene que tener la rúbrica de los dos presidentes”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >