Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pacificaciones pendientes de calles contra la contaminación en Barcelona

El Ayuntamiento no ha habilitado todavía el carril bus que prometió en la calle de Aragó o las nuevas calles 30

Tráfico intenso en la salida de Barcelona, con la plaza de Glòries al fondo.
Tráfico intenso en la salida de Barcelona, con la plaza de Glòries al fondo.

Mientras el Ayuntamiento anunció ayer que extenderá las calles donde no se puede circular a más de 30 kilómetros por hora y que velará para que se cumpla el límite con radares, el consistorio no ha implantado todavía las pacificaciones que anunció en verano pasado. El 10 de julio, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, constituyó la Mesa por la Emergencia Climática de Barcelona: un encuentro con 200 entidades, grupos municipales y representantes de la Generalitat y el Gobierno español, que tenía por objetivo comenzar a planear qué acciones tomará la ciudad cuando el 1 de enero de 2020 decrete la emergencia climática. Mientras tanto, el gobierno se comprometió a tomar “un conjunto de medidas de manera inmediata”, hasta diciembre.

En el paquete figuraba convertir en calles 30 siete vías: seis no se han hecho todavía y una, la calle de Borrell, ya lo era. Además, prometía un carril bus en la calle de Aragó —una vía con hasta siete carriles de circulación—, que tampoco está ejecutado, y otro en Carmen Amaya y el paseo de Clavell, que existía previamente. Tampoco se ha eliminado un carril de tráfico en la calle de Mallorca entre Meridiana y Diagonal, más allá de habilitar un tramo de carril bici dirección al centro entre Cartagena y Sicilia.

Fuentes municipales responden que las medidas anunciadas requieren de trabajos técnicos previos y aseguran que se materializarán “entre noviembre y enero”. “No se han agotado los seis meses”, insisten. Sobre otras medidas anunciadas en julio, como la pacificación de las calles donde se ubican cinco escuelas o la reducción de la velocidad del tráfico en el entorno de otras nueve, no concretan de qué centros se trata.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >