Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Torra culpa a “infiltrados” de los altercados: “no hay justificación para quemar coches”

El 'president' de la Generalitat insiste en el carácter pacífico del independentismo y pide aislar a los violentos

Quim Torra, en la columna de Girona, a la altura de Caldes de Malavella.

La contundencia de los altercados y desórdenes en Barcelona por parte de un grupo de manifestantes radicales que se oponen a la sentencia del juicio contra el 'procés' ha llevado al presidente catalán, Quim Torra, a hacer una declaración institucional pasadas las 00.20 horas de este jueves y en la que ha pedido "calma y serenidad". "Esto tiene que parar de una vez", ha exigido Torra, que si bien ha condenado la quema de coches y otros incidentes "vandálicos" los ha atribuido a "un grupo de infiltrados y provocadores". No ha hecho ninguna referencia de apoyo a la labor de los Mossos, que coordinan los operativos con la Policía Nacional.

"El movimiento independentista no es ni ha sido violento. Siempre hemos condenado y condenaremos la violencia. No se pueden permitir los incidentes que estamos viendo en las calles de nuestro país. No hay razón ni justificación para quemar coches", ha asegurado el líder catalán.  Es la primera vez que Torra se refiere a las protestas violentas de los últimos días, que empezaron con el intento de parálisis del aeropuerto de El Prat y donde la policía cargó contra los concentrados. Ya este miércoles Torra,  a través de un mensaje en las redes sociales, había dicho que "la violencia no le representa"; pero no había criticado explícitamente los graves disturbios.

Sin embargo, Torra ha atribuido las decenas de hogueras y quemas de coches en Barcelona a "grupos de infiltrados y y provocadores" que, según el presidente de los catalanes,  "dañan la imagen de un movimiento de millones de catalanes". La tesis de los infilitrados como los causantes de los destrozos ya había sido lanzada, sin mas concreción, por parte del consejero de Interior Miquel Buch durante su comparecencia del miércoles.

"Es bueno y es normal que protestemos por una sentencia injusta y absolutamente aberrante. Pero la protesta ha de ser pacífica. Es así como no perdemos la razón", ha defendido Torra en una comparcencia que se ha anunciado pocos minutos antes de ser emitida por la televisión catalana. Torra también ha recordado el espíritu del referéndum del 1 de octubre de 2017, declarado ilegal por el Tribunal Constitucional. "El 1-O derrotamos al Estado sin destrozar nada. El independentismo construye, no destroza", ha resumido.

Colau dice que no ha hablado con Torra sobre los altercados

CLARA BLANCHAR

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, ha reconocido en el canal de televisión municipal Betevé que en todo el día no ha hablado con Quim Torra. Crítica al presidente catalán por su falta de líderazgo:” La Generalitat tiene que hacerse responsable de sus llamadas a la movilización", ha dicho la alcaldesa.

"Unos tienen más responsabilidad que otros. He pedido empatía a Pedro Sánchez y a Torra le pido que de explicaciones", ha añadido Colau que también ha admitido que pese al intenso trabajo de los servicios municipales este jueves pude haber calles cortadas a primera hora. Y ha adelantado que el Consistorio estudiará cómo pueden ayudar a los vecinos cuyos coches han quemado los vándalos.

Durante todo este miércoles, Colau le ha reprochado a Torra que se fuera a la marcha en Girona y le ha pedido literalmente, a mediodía, que "de la cara". "Que de explicaciones sobre cuál es la situación y como pienssa resolverla", ha dicho tras lamentar que lance mensajes poco claros. La alcaldesa también ha defendido que aplicar el artículo 155 "no es la solución".

Marcha en Girona

Con la declaración de esta noche, Torra pone fin a la posición tibia que había tenido hasta ahora. El 'president', por el momento, se había refugiado en las manifestaciones cívicas en contra del fallo. Este miércoles, al mediodía, se ha incorporado a una de las marchas independentistas organizadas por la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC), la que partía de Girona. Desde allí, en una atención a los medios de comunicación, evitó echazar los altercados: "Estas marchas demuestran lo mejor del pueblo catalán. Espero que sea un gran éxito".

"No hay excusa para practicar la violencia en Cataluña, me consta que el presidente ha condenado por activa y por pasiva la violencia. El presidente es una persona pacifista interiormente", ha dicho Buch en rueda de prensa esta tarde al ser preguntado por la postura del presidente catalán. "Ahora mismo lo que estoy concentrado es en garantizar el orden público en este país", ha añadido el consejero.

Torra se ha incorporado a la caminata de la ANC a la altura de Caldes de Malavella (Girona). "Es fantástico ver al pueblo movilizado y en marcha. Que nadie tenga duda de que este Gobierno estará al lado de la gente. Deseamos todo el éxito a esta manifestación pacífica", ha remarcado el president, que ha circunscrito sus alusiones a la protesta organizada por la entidad independentista. Torra ha celebrado, de hecho, que las llamadas "marchas por la libertad" -que salen desde cinco puntos del territorio catalán con dirección a Barcelona, adonde llegarán el viernes- se están desarrollando de forma "cívica" y "pacífica". "Como siempre hacemos los catalanes", ha remachado. Y ha insistido en que su presencia es una forma de mostrar "apoyo" a unas marchas "por el derecho de los catalanes a su autodeterminación".

Mientras hablaba ante los medios, Torra tenía a su lado al ex lehendakari Juan José Ibarretxe, a quien ha agradecido su apoyo. Posteriormente, en las redes, Torra ha agradecido al exlíder del PNV que le acompañe en la marcha y ha aprovechado para, por primera vez desde la sentencia, desmarcarse de los actos violentos de los últimos días. "Unidos, cívicos y pacíficos "La violencia no nos representa y el sentido de justicia nos empuja", ha escrito en la red social. Esta mañana la consejera de Presidencia Meritxell Budó, ha pedido "aislar a los violentos" de las manifestaciones independentistas.

Durante toda la jornada varios miembros del Ejecutivo en funciones de Pedro Sánchez habían instado al presidente catalán a que condenara de una manera explícita la violencia. El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, le ha pedido no "volver a caer en la tentación de estimularlos mediante el subterfugio de aplaudir las movilizaciones ciudadanas". El titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha explicado esta mañana en TV3: "Hoy un presidente de una comunidad autónoma en un Estado de derecho debe manifestar una oposición expresa a los actos de violencia, minoritarios, que acontecieron ayer en las principales capitales catalanas".

Reunión en Palau

Torra ya había permanecido en silencio la noche del martes, mientras se producían graves enfrentamientos entre la policía y los manifestantes. El president ha reaccionado este miércoles y se ha reunido de urgencia, desde primera hora, con el vicepresidente Pere Aragonès, la portavoz Budó, y el consejero de Interior, Miquel Buch para abordar los disturbios. La reunión ha obligado, en principio, a retrasar la comparecencia de Buch, que iba a dar explicaciones públicas sobre los incidentes. Una vez que Torra se marchó en coche oficial del encuentro, el consejero de Interior permaneció unos minutos más reunidos con la portavoz.

La movilización de este martes en Barcelona, que se extendió desde la tarde hasta la madrugada, desbordó todas las previsiones: cargas policiales, ruido de helicópteros, una veintena de hogueras, olor a quemado. La policía detuvo a 51 personas por los altercados en toda Cataluña y el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) atendió a 125 personas durante toda la jornada de ayer. En detalle, se atendieron a 65 agentes y a 60 manifestantes. Ninguno de ello de gravedad, según el SEM.

Durante la noche, solo un miembro del Govern, Pere Aragonès, lanzó un mensaje público a través de las redes sociales: "No les regalemos aquello que buscan. No les regalemos un 155 encubierto. Alejémonos de todas las actitudes violentas y depuremos las acciones no justificadas". Y el también coordinador nacional de ERC añadía: "Hemos de defender a nuestros ciudadanos y a nuestras instituciones". El grupo parlamentario de Junts per Catalunya ha hecho público un comunicado en el que "rechazan la violencia" y muestran su apoyo tanto a Buch como a Torra. Por su parte, el Ejecutivo de Pedro Sánchez emitió un comunicado en el que asegura que la "violencia está siendo generalizada en todas las protestas" contra la sentencia condenatoria a los líderes del procés y que esta no es fruto "de un movimiento ciudadano pacífico, sino coordinada por grupos que utilizan la violencia en la calle para romper la convivencia en Cataluña".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información