Almeida retira la instrucción que impedía actuar contra los manteros si se alteraba el orden público

Carmena había ordenado a la Policía no perseguir a los vendedores ambulantes para evitar problemas de seguridad

Los manteros recogen sus sábanas delante de un conocido comercio de Gran Vía.
Los manteros recogen sus sábanas delante de un conocido comercio de Gran Vía.jaime villanueva

El Ayuntamiento de Madrid quiere poner todo el peso de la ley contra la venta ambulante ilegal. El alcalde ha dado una orden "clara y tajante" a la Policía Municipal de "que intervenga de manera inmediata en cualquier episodio de venta que se identifique". El gobierno municipal ha derogado una instrucción del equipo de Manuela Carmena que impedía a los agentes actuar contra los conocidos como manteros cuando pudiese estar en riesgo la seguridad.

"Hemos eliminado aquel inciso que introdujo el anterior equipo en el que decía, que en caso de que se pudiera producir cualquier alteración del orden público, la policía municipal debería abstenerse de intervenir", ha explicado José Luis Martínez-Almeida. La Instrucción 2/2018 del 10 de agosto que ha eliminado el gobierno de PP y Cs establecía, entre otras medidas, que se debía evitar la circulación de vehículos oficiales por las aceras y los espacios habitualmente reservados a los peatones. Los agentes tampoco podían actuar “hasta que no se pueda garantizar la seguridad” tanto de la policía como de los ciudadanos. 

"Es obvio que cuando se va a decomisar la venta ilegal, los manteros no van a tener una respuesta amable, seamos realistas", ha opinado el alcalde, que considera que "de facto", se impedía a la Policía Municipal ejercer sus funciones. "Hay que ponderar aquí todas las cuestiones y no queremos que se generen incidentes de ningún tipo, pero lo que tampoco podemos amparar y tolerar" la venta ambulante, ha insistido.

"Es imprescindible una lucha eficaz contra la venta ambulante; es imprescindible que no haya tolerancia ni mensajes de comprensión", ha afirmado Almeida en un desayuno informativo organizado este martes por Europa Press. El alcalde ha transmitido a la policía el "respaldo total y absoluto del equipo de gobierno en la lucha por el cumplimiento de las ordenanzas".

La lucha contra la venta ilegal ambulante era uno de los puntos en común de los programas de PP, Cs y Vox. Los tres partidos lo incluyeron además en sus acuerdos programáticos. "Es un enorme daño el que se está causando cuando todos los días a ese pequeño y mediano comercio en la ciudad de Madrid con la tolerancia que se había establecido", opina Almeida.

El alcalde ha anunciado también que se va a trabajar para mejorar la colaboración entre las unidades de intervención de la policía municipal y la unidad de cooperación judicial, para atajar la venta ilegal en su origen. Esto es, "los pisos desde los que se distribuye y fabrica toda la mercancía ilegal que inunda las calles de Madrid", según Almeida.

Javier Ortega-Smith, concejal de Vox, que se encontraba en el mismo desayuno, ha celebrado el fin de la instrucción de Carmena. "Nos alegra y esperamos que las instrucciones sean clarísimas", ha dicho. "La policía municipal tiene el deber de cumplir la ley y por tanto, de evitar que ese eslabón final de la cadena del tráfico de las personas —lo que significa el top manta al final es el tráfico de mercancías ilegales y la explotación de personas en la calle—, se termine con la incautación, primero, en los pisos almacén y después, en la vía pública", ha añadido.

"Creemos que la seguridad pasa también por la atención a colectivos desfavorecidos", ha opinado José Manuel Calvo, concejal de Más Madrid. "Para garantizar la convivencia, hay que atender a estos colectivos y tanto no poner en marcha políticas exclusivamente represoras", ha continuado, pero ha reconocido que la venta ambulante puede suponer un problema en la ciudad de Madrid y "hay que plantear medidas".

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50