Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La auxiliar de enfermería acusada de dos asesinatos: “Me gusta dar la vida, no quitarla”

La acusada de haber matado a dos ancianas y de haberlo intentado con otras dos utiliza su derecho a la última palabra en el juicio

angel de la muerte
Beatriz L.D., en el primer día del juicio en la Audiencia Provincial de Madrid.

Beatriz L. D., la auxiliar de enfermería de 39 años del hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares (Madrid) acusada de asesinar a dos ancianas e intentarlo con una tercera, ha utilizado su derecho a la última palabra en la sesión de hoy del juicio y antes de que se entregara el objeto del veredicto al jurado. "Me gusta dar la vida, no quitarla", ha señalado la auxiliar, que se enfrenta una petición de prisión permanente revisable, o subsidiariamente a 40 años de prisión.

La auxiliar se ha dirigido al jurado y ha mantenido que el hecho de que pasar la última a la habitación 528, en la que murió la paciente Consuelo D., de 86 años el 2 de agosto de 2017, no significa que fuera ella la autora del asesinato. "Nunca se me ha pasado por la cabeza matar a nadie. Me gusta dar vida, no quitarla", ha apostillado. 

La acusada ha preguntado al jurado si a ella sería capaz de asesinar a alguien cuando tiene su hogar, su hija y su familia. "Yo no tengo culpa alguna. Mi conciencia está tranquila y mi corazón limpia. Mantengo que soy inocente", ha repetido, al igual que hiciera en la primera sesión del juicio, cuando fue interrogada por todas las partes.

El fiscal ha mantenido la petición de 40 años de prisión como supuesta autora de dos delitos de asesinato. Además del ocurrido el 2 de agosto de 2017, también se la incrimina en la muerte de una mujer de 92 años registrada el 29 de julio de 2015. La paciente se encontraba en la habitación 532 y, al igual que ocurría con Consuelo D., iba a recibir el alta al día siguiente tras haber tenido una palpable mejoría. El ministerio público afirma que la auxiliar de enfermería metió aire o gas en las venas de ambas pacientes en cantidad suficiente como para causarle una embolia gaseosa masiva y provocarles la muerte en cuestión de minutos. Según la fiscalía, pudo utilizar una jeringuilla o el conducto del oxígeno de la habitación.

La fiscalía ha insistido en que se valió de la indefensión de las víctimas, que se encontraban solas en el momento en que se produjo la inyección masiva de aire.  "Para ella era una muerte dulce y esa pudo ser su motivación. Ella quiso decidir su muerte. Le pido al Jurado que no contemple el indulto porque en los hospitales no pueda haber gente que decida por la muerte", ha afirmado.

El abogado de Beatriz López Doncel, Emilio Rodríguez Maquetas, ha criticado el sesgo de la investigación policial y ha afirmado que solo se han investigado los hechos en los que estaba su defendida. En su opinión, la auxiliar "ni pierde ni gana nada con todo esto" y ha planteado varias que las muertes de ambas pacientes podría deberse a una mala praxis médica o que entrara aire en el cuerpo de las víctimas tras de su muerte. También ha barajado que se tratara de otro miembro del personal sanitario quien lo hiciera.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información