Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau tolera publicidad independentista en el metro y el bus de Barcelona

La propaganda de Òmnium Cultural reproduce una frase de Cuixart: "Lo volveremos a hacer"

Uno de los carteles de la campaña, en la estación de Passeig de Gràcia de la L-2.
Uno de los carteles de la campaña, en la estación de Passeig de Gràcia de la L-2.

Òmnium Cultural ha puesto en marcha una campaña publicitaria en autobuses y Metro de Barcelona con la que desafía al Tribunal Supremo a raíz del juicio del procés. La campaña lleva por lema: “Ho tornarem a fer” (“lo volveremos a hacer”). Esta frase la pronunció el presidente de la entidad independentista, Jordi Cuixart, en su alegato final en el Supremo. Pese a que la regulación interna de la publicidad en el transporte llama a evitar las campañas ideológicas, el Ayuntamiento de Ada Colau no se ha opuesto a la campaña que pasean a diario 25 autobuses y que incluso fue proyectada, el jueves, sobre la fachada del Consistorio barcelonés. En otras ocasiones, sin embargo, la empresa pública de transportes, TMB, ha rechazado campañas por considerar que tenían contenido ideológico. Fue, por ejemplo, el caso de una a favor del uso del castellano en la escuela, que el Ayuntamiento (entonces con el socialista Jordi Hereu al frente) vetó en 2009.

Òmnium Cultural puso en marcha la semana pasada toda su maquinaria propagandística y la ciudad de Barcelona ha quedado repleta de carteles publicitarios que teóricamente buscan captar nuevos socios para la entidad. El contenido de la campaña, sin embargo, tiene evidentes mensajes políticos y expresiones desafiantes dirigidas hacia el alto tribunal que ha juzgado a Cuixart: “Manifestar-nos. Expressar. Mobilitzar-nos. Votar. Ho tornarem a fer” (“Manifestarnos. Expresar. Movilizarnos. Votar. Lo volveremos a hacer”). Dichas expresiones son una clara alusión a los hechos que han sentado en el banquillo a los líderes independentistas después de la consulta ilegal del 1 de octubre de 2017.

La acción propagandística, que desde la entidad se considera un “clamor por los derechos y libertades”, está presente en 25 autobuses, en pantallas y en 185 marquesinas exteriores y en cartelería del Metro de Barcelona. Unos medios de transporte que dependen de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), la empresa pública del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), entidad supramunicipal presidida por la alcaldesa Ada Colau.

PP y Ciudadanos ya han denunciado la campaña publicitaria y la utilización del transporte público para este tipo de propaganda. Además, el pasado jueves la campaña dio un paso más y se proyectó sobre la fachada del Consistorio barcelonés mediante cañones de luz. La presidenta del grupo municipal de Ciudadanos, Luz Guilarte, denunció en las redes sociales: "¡Una vez más, el Ayuntamiento al servicio del separatismo! La alcaldesa pone a disposición de Òmnium Cultural la fachada del Ayuntamiento para proyectar propaganda separatista. Quedan claras las prioridades de la alcaldesa que no se preocupa por la ciudad!".

Responsables de la empresa municipal de transportes se limitan a explicar que los soportes publicitarios tanto de autobuses como de metro se "rigen según la normativa general publicitaria y la legislación vigente". TMB ha encargado a JCdecaux la gestión de la publicidad del metro y la de autobús a Promedios. La empresa de transportes mantiene que estas sociedades, que tienen la concesión de la publicidad, se autorregulan "según los criterios de gestión comercial". Pese a ello, ambas empresas han firmado un contrato con TMB que entre otros puntos cuestiona los anuncios que "afecten a la imagen de las Administraciones e instituciones en general". TMB no ha entrado a valorar si la campaña de Òmnium vulnera estos principios.

En 2009, con Jordi Hereu como alcalde, se vetó en autobuses públicos la campaña de la Asociación por la Tolerancia que pretendía recordar a los padres de escolares su derecho a elegir castellano o catalán como lengua vehicular. Ese mismo año se impidió una publicidad de E-Cristians en contra del aborto.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >