Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juicio contra un ex alto cargo de Gipuzkoa por su actuación ante las irregularidades fiscales de la Real

La denuncia del expresidente realista Iñaki Badiola contra la Diputación solo afecta a un exdirector de la Hacienda foral

real sociedad
Iñaki Badiola, durante su etapa como presidente de la Real Sociedad en 2008.

El Juzgado de Instrucción número 5 de San Sebastián ha acordado la apertura del juicio oral contra el exdirector de Hacienda en 2009, Pedro María Ruiz de Azúa, por un presunto delito de prevaricación relacionado con el expediente abierto por Hacienda a la Real Sociedad por supuestos pagos irregulares de las fichas de varios futbolistas del club entre 2004 y 2008. La acusación sobre Ruiz de Azúa se refiere a su decisión de tramitar este expediente por la vía administrativa y no por la penal, como le aconsejaron los técnicos de su departamento,

El juzgado cumple de esta manera la orden adoptada en marzo pasado por la Audiencia Provincial de Gipuzkoa, que en un auto considera que existen indicios de la comisión de un delito de prevaricación en la actuación del ex alto cargo del fisco guipuzcoano. De esta manera, la Audiencia reactivó parcialmente la querella que el expresidente de la Real Sociedad Iñaki Badiola interpuso contra cinco responsables de la Diputación: el diputado general de Gipuzkoa Markel Olano (PNV), actualmente en el mismo cargo; el exdiputado de Deportes Iñaki Galdos (Hamaikabat, una escisión de EA), el exdiputado de Hacienda Pello González (Hamaikabat), el propio Ruiz de Azúa y la subdirectora de Inspección Tributaria, María del Coro Pereiro, que sigue en el mismo puesto.

Badiola denunció en 2015 a los citados representantes de la Diputación por aprobar la condonación de una deuda de 6,4 millones de euros a la Real Sociedad, acordada mediante orden foral en 2009, entre otras actuaciones supuestamente ilegales. Inicialmente la querella fue archivada por el juzgado instructor en octubre de 2018, pero la Audiencia Provincial consideró que hay indicios de delito solamente en las actuaciones referidas al exdirector de Hacienda, por lo que dictó un auto de transformación de diligencias previas en un procedimiento abreviado contra esta persona.

Ruiz de Azúa, director de Hacienda en el periodo 2007-2011, deberá defenderse ahora de un delito de prevaricación por decidir en 2009 que el expediente por las irregularidades en los pagos a los jugadores de la Real se tramitara por la vía administrativa, en lugar de hacerlo por la vía penal. Los inspectores de Hacienda detectaron que los pagos que la Real efectuaba a los jugadores en concepto de derechos federativos a través de sociedades no residentes, algunas ubicadas en paraísos fiscales, eran en realidad "retribuciones por el trabajo personal de los jugadores".

Los técnicos de Hacienda consideraron en su informe que la Real Sociedad "había efectuado un auténtico montaje con esos contratos" para eludir el pago de las retenciones a cuenta del IRPF y el impuesto de la renta de no residentes, según señala el auto de la Audiencia Provincial. Hubo "dolo" en la actuación de la Real y los jugadores, siempre según el expediente elaborado por los inspectores, que recomendaron actuar contra esta práctica acudiendo a la jurisdicción penal. El director de Hacienda, en cambio, optó por resolverlo por la vía administrativa.

El auto del tribunal concluyó que la decisión de Ruiz de Azúa "se apartó del criterio de los técnicos [de Hacienda] de forma arbitraria e inmotivada, en un claro supuesto de desviación de poder", lo que podría contener "indicios de un delito de prevaricación administrativa". La magistrada Silvia Villanueva, en un auto fechado el pasado 18 de junio, dispone la apertura del juicio oral contra él.

Badiola, presidente del club txuriurdin entre enero y diciembre de 2008, denunció en 2015 a la Diputación guipuzcoana por haber favorecido a la Real Sociedad entre 2004 y 2008 con la condonación de cantidades millonarias de dinero al club, así como por haber incurrido en estafa procesal, prevaricación y falsedad documental en el concurso de acreedores de la Real. También llevó a los tribunales el pago de las fichas a jugadores extranjeros a través de cuentas bancarias ubicadas en paraísos fiscales y sociedades offshore. La única acusación que ha prosperado tiene que ver con la actuación del exdirector de Hacienda.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >