Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez investiga las obras de urbanización de Sa Guarda en Cadaqués

El Ayuntamiento paró las construcciones este jueves después que Urbanismo alertara que no incluían el abastecimiento de agua

Sa Guarda en Cadaques
Muros de piedra seca, destruídos por las obras, según los ecologistas.

Un juzgado de Figueres (Alt Empordà) investiga la construcción de 104 casas y un hotel de 4.000 metros cuadrados del diseñador Custo Dalmau y su hermano David en la zona de Puig Sa Guarda, en Cadaqués. La medida se ha tomado tras la denuncia de un particular por las obras en el paraje. La Fiscalía especializada en delitos medioambientales también se ha sumado a la investigación, después de una denuncia de las organizaciones ecologistas Amics de la Natura de Cadaqués y SOS Costa Brava. Además, este jueves el Ayuntamiento ordenó parar las obras porque carecen de un pozo de agua para abastecer a la urbanización.

Los ecologistas aseguran que la decisión municipal llega "demasiado tarde" después de meses de inacción por parte del Consistorio y de la Generalitat. El Ayuntamiento también es uno de los denunciados ante el juzgado de instrucción número 3 de Figueres, por delitos contra la ordenación del territorio y prevaricación urbanística. En concreto, el Consistorio está acusado de "inactividad y permisividad" por no haber actuado a pesar de que la "moratoria de la Generalitat suspendió las licencias de construcción y urbanización en este sector". 

Las organizaciones ecologistas han anunciado este viernes su denuncia ante la Fiscalía, que a su vez ha pedido a los Mossos que investiguen si se han producido irregularidades al iniciar las obras de urbanización de Sa Guarda. Probablemente, esta denuncia se sumará a la que ya consta en el juzgado de instrucción 3 de Figueres por el mismo caso. Además, han pedido que se declare nulo el proyecto, que se paren las obras y que se condene a restaurar lo "indebidamente destruido" a través de un recurso contencioso administrativo, según ha explicado el abogado de los ecologistas, Eduard de Ribot. También piden que se dilucide si “hay responsabilidades administrativas por la falta de tramitación de todos los escritos de denuncia de los naturalistas”.

El letrado ha explicado que presentaron el contencioso cuando acababa el plazo de seis meses que el ayuntamiento tenía para responder a la petición hecha por los ecologistas reclamando que se declarara nulo de pleno derecho el proyecto. Además, ha criticado que desde noviembre de 2018 han presentado hasta siete escritos de denuncias y requerimientos al ayuntamiento y cuatro a la Generalitat, que nadie ha respondido.

Tras solicitar y revisar toda la información de este polémico proyecto aprobado en 2013, Urbanismo alertó al Consistorio que carecía del pozo de agua para abastecer a la urbanización, y que según la ley “se podría incurrir en un causa de nulidad de pleno derecho”. La junta de Gobierno municipal de Cadaqués acordó el expediente de revisión de oficio en mayo, y según marca la ley se debe parar las obras. 

Este jueves los promotores recibieron la notificación y las obras quedaron paradas. Los ecologistas lo consideran solo una “pequeña victoria”, ya que el paro solo es por el pozo, y “se ha producido con tres meses de retraso, y con graves consecuencias para el patrimonio natural, cultural ambiental y paisajístico”. Además, del 15 de junio al 15 de septiembre no se pueden hacer obras en Cadaqués. Para De Ribot el proyecto es “ilegal”, porque incumple varios aspectos de la normativa y pide que los terrenos se desclasifiquen y no se afecten las 15 hectáreas de terreno con las 104 casas y el hotel de 4.000 metros cuadrados en 43 parcelas.

Ante este paro de las obras, el jefe de prensa de los promotores, Xavier de Balaguer, ha anunciado que han puesto el caso en manos de abogados para hacer una reclamación patrimonial, que podría ser “muy cuantiosa”, al Consistorio por los "perjuicios" causados a la empresa. También ha anunciado acciones legales contra algunos miembros de los ecologistas y que denunciarán a De Ribot ante el colegio de abogados por “mala praxis”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >