Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El vicepresidente catalán pide a Pedro Sánchez retomar el diálogo

Pere Aragonès defiende que la llamada Declaración de Pedralbes del pasado 21 de diciembre es un punto de partida para continuar los contactos entre Gobierno y Generalitat

El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès.
El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès. EFE

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, lanzó este viernes una propuesta de volver a dialogar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, asumiendo como punto de partida la denominada Declaración de Pedralbes, el acuerdo que firmaron los gobiernos central y catalán el pasado 28 de diciembre y que poco después quedó en nada. Aragonés, que llamó al PSOE a romper el inmovilismo para negociar con el independentismo, abrió la puerta, incluso, a participar en la confección de un nuevo modelo de financiación, que hasta ahora rechazaba.

Aragonès lanzó esa oferta en la 35 Reunión del Círculo de Economía, donde un día antes el president Quim Torra había llamado a los empresarios a apoyar el referéndum. Pero el número dos del Govern ni mentó esa palabra en su discurso del viernes. Hubo reproches a la falta de inversión del Estado en Cataluña y al incumplimiento de los objetivos de déficit por parte de la Administración central, pero el discurso de Aragonès se centró en la oferta de volver a dialogar, pese a que, en parte, su oposición a aprobar los presupuestos generales de 2019 fue el desencadenante de las elecciones anticipadas convocadas por el Gobierno y celebradas en abril pasado.

El punto de partida que ofrece ERC no es fácil, pero puede alterar un escenario de relaciones rotas, como también se comprobó cuando los republicanos vetaron el nombre de Miquel Iceta, el primer secretario de los socialistas catalanes, para presidir el Senado. La Declaración de Pedralbes colmaba las aspiraciones del actual Gobierno catalán, ya que asumía la existencia de un “conflicto político” en Cataluña y pretendía buscar medidas para resolverlas. Pero la polémica sobre la figura del “relator”, insuficientemente ambigua para las dos partes, hizo saltar por los aires el acuerdo definitivo. 

Ayer, el vicepresidente económico llamó al PSOE a “vencer el inmovilismo”, tras dejar claro que la solución al “conflicto político” de Cataluña no se resolverá con las sentencias del juicio al procés que está a punto de concluir en el Tribunal Supremo. “El inmovilismo es también muestra de inestabilidad”, había dicho antes de mencionar su propuesta.

Pero el líder de ERC también subrayó que, para que se den las condiciones para volver a sentarse a la mesa, el PSOE tiene que superar su “parálisis”, consecuencia, en su opinión, del “miedo” que generó la Declaración de Pedralbes tras su firma. Aragonès, en cambio, señaló que ese compromiso es el acuerdo más importante que han sellado la Generalitat y el Gobierno del Estado desde la aprobación del Estatut.

El diálogo en el que estaría dispuesto a embarcarse la Generalitat incorpora incluso el sistema de financiación, según reconoció Aragonès a preguntas de los asistentes al acto convocado por el Círculo de Economía. Es un cambio significativo, después de que la Generalitat se negara a incorporar a un experto en el comité de sabios que conformó el Ministerio de Hacienda para sentar las bases del nuevo modelo. Ahora, sí estaría dispuesta a hablar, siempre y cuando no se considere “sustitutorio” de cualquier otra negociación.

El vicepresidente económico de la Generalitat también lanzó un mensaje al Ministerio de Hacienda, al que reclamó que levante la intervención de las finanzas de la Administración catalana, después de que el año pasado lograra alcanzar los tres objetivos marcados por el Estado: déficit, deuda y gasto. El cumplimiento de esos objetivos ha permitido al Departamento de Economía cierta relajación respecto a los controles del Ministerio de Hacienda y pasar a recibir financiación del Estado a través del Fondo de Facilidad Financiera, menos restrictivo que el Fondo de Liquidez Autonómica.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >