Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias reivindica ante los empresarios catalanes subidas de impuestos y la renta mínima de 600 euros

El líder de Podemos defiende “la coherencia” de una coalición con el PSOE

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, este viernes durante su intervención en la reunión del Círculo de Economía en Sitges (Barcelona). En vídeo, Iglesias insiste en pedir un Gobierno de coalición.

En plena negociación para conformar Gobierno, Pablo Iglesias aprovechó ayer para defender ante los empresarios del Círculo de Economía reunidos en Sitges (Barcelona) un Gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos. “Los ministerios son lo de menos”, aclaró Iglesias. El líder de la formación morada reivindicó ante un foro que está en sus antípodas ideológicas la creación de cinco nuevos impuestos, como el de las transacciones financieras, otro a las grandes fortunas y la puesta en marcha de una renta de suficiencia de 600 euros.

“Creo que ya es hora de que la voluntad política de los ciudadanos se vea reflejada en un Gobierno de coalición”, dijo Iglesias, tras recordar los últimos datos del CIS que reflejan que ese modelo es el preferido por los españoles. Una coalición PSOE-Unidas Podemos es para Iglesias la fórmula “coherente” para poder empujar las políticas progresistas que cree que necesita España. Evitó, no obstante, referirse a un posible reparto del Ejecutivo: “Los ministerios son lo de menos. No es una cuestión de pedir sillones, sino de comprometerse con la necesidad de empujar reformas”.

En plenas negociaciones para formar Ejecutivo, Iglesias aprovechó para criticar lo que considera “coqueteos” entre el presidente en funciones, Pedro Sánchez, y Ciudadanos. “Hay que ser coherente con los programas electorales”, pidió el líder de la cuarta fuerza en el Congreso, que recordó que las urnas el 28-A mostraron una apuesta clara por una mayoría progresista. “Tenemos un peso modesto pero suficiente para contribuir a empujar las reformas necesarias”, dijo.

Pese a que el Círculo de Economía es un espacio desde el que constantemente se pide una rebaja de la presión fiscal, Iglesias desglosó la subida de impuestos y medidas sociales de gran impacto presupuestario que incluye su programa electoral. Y que defenderá si forja una alianza con el PSOE. Podemos apuesta por crear cinco nuevas medidas impositivas: subida del IRPF a las rentas superiores a los 100.000 euros anuales, crear un gravamen digital a las grandes compañías tecnológicas, otro a la banca que supondría un aumento del 10% en Sociedades, un impuesto a las transacciones financieras y uno que grave a las grandes fortunas, que Unidas Podemos demanda que sea progresivo, “de forma que la mayor parte recaiga sobre los mil patrimonios más altos del país”.

El líder de Podemos consideró que “las viejas recetas en las que tanto ha insistido el Banco de España se han mostrado fracasadas” y lo ha ejemplificado con el último informe del regulador. “Ha pedido esta semana que los hogares españoles ahorren, pero previamente recomendó reformas laborales que han tenido como consecuencia bajadas salariales continuas. Es imposible ahorrar con los sueldos que hay en este país”, criticó.

Iglesias lleva meses prometiendo revertir las dos últimas reformas laborales. Un par de horas después de su intervención cerró la reunión del Círculo la ministra de Economía, Nadia Calviño, con un mensaje en el que habló de promover reformas, pero sin mencionar la laboral.

Iglesias abogó por quitar el IVA a los productos de higiene femenina y de los suministros básicos y rebajar el impuesto de Sociedades (del 25% actual al 23%) para las empresas que facturen menos de un millón. Las iniciativas que más llamaron la atención del auditorio fueron la puesta en marcha de una renta mínima de 600 euros para las necesidades básicas y la reducción en la jornada laboral hasta las 34 horas sin tocar los salarios.

En el turno de preguntas, los socios del lobby económico preguntaron a Iglesias por su viabilidad y por el coste para “papá Estado”. “¿Por qué 34 horas y no 24? ¿Conoce usted el coste económico que tiene esa medida?”, le planteó uno de los socios del Círculo. “Se trata de un cuestionamiento que ya se hacía cuando hace decenas de años se reivindicaba una jornada de ocho horas. Esos planteamientos predemocráticos van en contra de la productividad. Una reducción de la jornada sensata es buena para todos, no solo para el reparto del empleo, sino para conciliar”, respondió Iglesias. “Es fácil menospreciar a papá Estado cuando uno tiene recursos”, se revolvió después

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información