Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad asegura que el equipo médico estaba al completo cuando murió una niña de 20 meses en Vinaròs

El informe del hospital, revelado por EL PAÍS, señala la "ratio inadecuada" de profesionales y pacientes como uno de los "factores contribuyentes" al fallecimiento por hiperglucemia

hospital Vinaros Ampliar foto
Fachada del hospital de Vinaròs (Castellón).

El equipo de enfermeras y de médicos del Hospital de Vinaròs estaba al completo cuando se atendió a la niña de 20 meses que murió el 14 de noviembre del pasado año, según aseguró ayer la Consejería de Sanidad de la Generalitat valenciana, titular del centro comarcal. Cuatro médicos y dos enfermeras están siendo investigados en una causa abierta por el juzgado de la población castellonense y tipificada como “homicidio por imprudencia profesional grave”. El informe de la comisión de investigación del hospital, adelantado ayer por EL PAÍS, destaca que el bebé murió por recibir una dosis letal de glucosa por vía intravenosa como resultado de una cadena de errores e incluye como “factores contribuyentes” al trágico desenlace la “ratio inadecuada de personal/paciente” y “las distracciones en el entorno de trabajo”.

La Consejería de Sanidad, que declinó el lunes pronunciarse a requerimiento de este periódico por estar la causa judicializada, señaló ayer a EL PAÍS, una vez publicada la noticia, que no había falta de personal cuando sucedieron los hechos. La supervisión de Urgencias podía haber pedido refuerzos, si así lo hubiera necesitado, como marca el protocolo, añadió el departamento.

La Consejería, dirigida por la socialista Ana Barceló, apuntó que si “la presunta negligencia médica se produjo" fue en la preparación de la dosis de la glucosa concentrada, pero que será el juzgado el que lo deberá dictaminar. Una enfermera intepretó mal las anotaciones y preparó dos viales de 100 gramos sin diluir en suero que originó una hiperglucemia. Tras un episodio de convulsiones, varias hemorragias cerebrales causaron la muerte de la niña. La enfermera alegó que "en el momento de poner la medicación tenía una sobrecarga de trabajo", según recoge el informe del propio centro hospitalario.

El departamento de la Generalitat, que recordó que en 2018 se atendieron 2,3 millones de urgencias hospitalarias en al Comunidad Valenciana, tampoco facilitó ayer la ratio de personal/ paciente, como ya hizo el pasado lunes a instancias de este periódico.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >