Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La caída demográfica en 21 municipios deja a Galicia con 45 ediles menos que en 2015

Ourense es la provincia que más representantes pierde, seguida de Lugo, Pontevedra y A Coruña

Plaza de la Casa Consistorial de Boborás, en Ourense.
Plaza de la Casa Consistorial de Boborás, en Ourense.

La caída demográfica que lastra principalmente el interior de Galicia repercutirá en el número de concejales electos que saldrán de las urnas el próximo 26 de mayo y que va decayendo en cada cita electoral. Pese a que su cómputo de votantes ha crecido, la comunidad gallega tendrá 45 ediles menos respecto a las elecciones municipales de hace cuatro años, debido a la bajada del censo en 21 ayuntamientos, que se han quedado con menos de 10.000 habitantes.

En 2015 también se habían perdido otros 45 concejales con respecto a 2011. En ello incidió la primera fusión de los Ayuntamientos coruñeses de Cesuras y Oza de Ríos (la primera en 45 años), y ahora habrá un alcalde menos en la provincia de Pontevedra con la de Cerdedo y Cotobade, una unión que deja fuera a ocho concejales del arco municipal.

Galicia elegirá un total de 3.721 concejales para 313 municipios. Sin embargo gana 36.128 electores con respecto al último censo. Son un total de 2.248.613 gallegos los que están llamados a las urnas, de los cuales 9.247 son extranjeros. La carambola demográfica ha hecho que la pérdida de representantes locales se reduzca solo a 45, compensada por los seis que suben en San Cibrao das Viñas (Ourense) y Foz (Lugo), según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

La provincia de Ourense es la que pierde más concejales. Aquí son 12 los municipios afectados por la sangría poblacional quedándose con 24 representantes menos. Los datos del INE computaron 900 ediles salidos de las urnas en 2015 frente a 876 que se elegirán ahora. Los municipios que más acusan la pérdida son el de Lobios, Verea, Beariz, Baltar, A Merca, Vilamarín, O Bolo, Arnoia, Avión, Oímbra y Vilardevós y Xinzo de Limia. En este último se han perdido hasta cuatro concejales por el desplome del censo.

En Lugo se elegirán 727 concejales, cuatro menos que en 2015. En esta provincia el dato más llamativo es la subida de 10.000 habitantes en Foz, que pasa a tener 17 ediles, cuatro más. En el caso contrario se encuentra Ribadeo, que bajó de los 10.000 residentes y pierde cuatro concejales. También el censo de Ribas de Sil bajó de los 1.000 residentes y Xermade de los 2.000, lo que se traduce en la pérdida de dos escaños cada uno.

En Pontevedra se elegirán 879 ediles, 11 menos que en las pasadas elecciones. La pérdida se concentra en Cerdedo que al fusionarse con Cotobade ha perdido sus 11 concejales. Este Ayuntamiento mantiene los 11 de Cotobade y suma otros dos a la nueva corporación por la suma poblacional de su censo. Además, los municipios de A Illa de Arousa y de Meis han perdido dos concejales cada uno, pasando de 13 a 11.

La provincia de A Coruña es la que menos peso político resta, tan solo seis concejales en los últimos cuatro años, por lo que se elegirán 1.239 representantes. Los municipios que acusan el descenso de población son Aranga, Monfero y Muxía, que perderán dos ediles cada uno.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >