Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau entra en campaña culpando a Buch de la inseguridad en Barcelona

La Consejería de Interior se defiende negado haber abandonado la ciudad "por electoralismo", como reprocha la alcaldesa

Colau y Buch durante la Junta de Seguridad en el Ayuntamiento, en una imagen de archivo.
Colau y Buch durante la Junta de Seguridad en el Ayuntamiento, en una imagen de archivo.

La polémica por la seguridad en Barcelona saltó este martes las paredes del Ayuntamiento —donde la oposición reprocha a la alcaldesa Ada Colau su gestión en la materia— para llegar a la Generalitat. A tres días del inicio de la campaña electoral, Colau acusó al Departamento de Interior del Govern de “abandonar” la seguridad en la ciudad y vinculó la supuesta inacción del consejero Miquel Buch a “fines electorales”. La acusación de Colau abrió una guerra entre las dos administraciones. Interior negó el “abandono” y acusó también a la edil de actuar por electoralismo.

“Veo por parte de la Generalitat e Interior un abandono de la ciudad y no querría pensar que sea con fines electorales”, afirmó Colau durante un desayuno informativo, justo antes de hacer pública una carta enviada a Buch pidiéndole “actuaciones urgentes”. La acusación de Colau se produce cuando la seguridad amaga con convertirse en uno de los temas de la campaña electoral, tal y como se pudo ver la semana pasada en el último pleno del mandato.

Los datos oficiales no ayudan. La seguridad es la principal preocupación de los barceloneses, según el último barómetro municipal. El aumento en un 17,2% de las infracciones penales en la ciudad en 2018 —cuando Barcelona lideró el aumento en España, según el Ministerio del Interior—, los conflictos a diario en el barrio del Raval, o los incidentes que protagonizan menores migrantes no acompañados (el 18% delinque y son reincidentes, según un análisis de datos de los Mossos), han desbordado a los agentes de la Guardia Urbana.

Y Colau acusó a Interior de no destinar suficientes efectivos a la ciudad al tiempo que pidió por carta al consejero Miquel Buch “que tome acciones urgentes para garantizar un adecuado dimensionamiento del servicio de acuerdo con las necesidades de la capital de Cataluña”. En su carta, Colau recuerda al consejero las veces que le ha expresado “preocupación por el incremento de los indicadores de delitos contra el patrimonio [robos] y la necesidad de contar con más recursos policiales para abordar todas las situaciones”. “En un contexto que la actual alerta terrorista ha agravado”, añade la alcaldesa.

La alcaldesa tacha de “situación preocupante” la falta de nuevo mossos o la reposición de los que se jubilan. Y reprocha a Buch que el dispositivo de más recursos policiales acordado en otoño pasado para el distrito de Ciutat Vella se ha relajado. “Hemos recibido quejas constantes de vecinos del distrito por la reducción de la presencia del dispositivo y por las demoras o falta de respuesta a sus llamadas”, señala.

La alcaldesa también acusa a los Mossos de no haber aparecido en dispositivos recientes de la Guardia Urbana y cita el caso de los disturbios de seguidores del Liverpool el miércoles pasado, o un dispositivo del Portal de la Pau contra el top manta, cuando Guardia Urbana y la Policía Portuaria tuvieron que retirarse “por la falta de apoyo de los Mossos”.

Durante el desayuno en el que estalló el malestar, Colau presumió de “no haber hecho guerra política” de la cuestión durante todo el mandato, por “mantener la lealtad institucional con la Generalitat”. Y en la carta, repasa las ocasiones en las que Buch no ha asistido a reuniones. Como la Junta de Seguridad de abril o por dos veces en reuniones solicitadas por vecinos de Ciutat Vella.

A última hora de la tarde el departamento de Interior publicitó una carta de respuesta del consejero. En ella, Buch se muestra “extrañado” por las críticas de la alcaldesa recordándole las reuniones que han mantenido los últimos meses para abordar la cuestión. Y ofrece cifras que pretenden desmentir a Colau. Buch destaca que los Mossos han aumentado su actividad y las detenciones un 11,7% este año y que se han centrado en cuestiones de seguridad pública. Hace hincapié en el cierre de 150 narcopisos y las campañas para evitar que los menores inmigrantes no acompañados acaben cayendo en las redes de captación de pequeños delincuentes. “Todo esto son hechos, alcaldesa, no palabras”, dice el consejero en la misiva antes de devolverle a Colau la misma crítica que ella le lanza. “No me gustaría creer que tus palabras responden a una estrategia enmarcada en el actual contexto electoral”, concluye el consejero de Interior.

Ya a mediodía, acompañado del comisario jefe de Barcelona, Carles Anfruns, y del subjefe, el intendente Ignasi Teixidor, el director de la policía catalana, Andreu Joan Martínez, reprochó las “afirmaciones graves” de Colau, que dijo que no podían “quedar sin respuesta”. “Desmentimos radicalmente que exista una intención electoral de abandonar la ciudad”, arremetió. “Es radicalmente falso”, repitió molesto el director de la policía catalana. Y calificó de “profundamente desafortunadas” las declaraciones de la alcaldesa.

Una situación “inaguantable” en Mossos

Los sindicatos de los Mossos d’Esquadra SAP-Fepol, SICME y SEIME y el colectivo MosS.O.S han convocado una concentración el 14 de mayo para protestar por su situación “inaguantable”, por la falta de efectivos, que consideran que pone en “grave riesgo” la seguridad en Cataluña. Critican que la Generalitat no acuerda ninguna medida para mejorar sus condiciones y por ello piden de manera inmediata una mesa de negociación para abordar su situación, que aseguran que ha disparado el absentismo por exceso de carga de trabajo. Los portavoces de SAP-Fepol Imma Viudes y Toni Castejón, así como representantes de MosS.O.S, lanzaron este martes la señal de alerta en rueda de prensa. Y desvelaron que, según un informe interno, en marzo se ha incrementado en 3,08 el absentismo laboral.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información